Xeroftalmia u ojo seco: Tratamiento

Xeroftalmia

La xeroftalmia es la enfermedad de los ojos caracterizada por sequedad persistente en la conjuntiva bulbar y opacidad en la cornea.


Cualquier tratamiento médico resulta incompleto, si simultáneamente no se sigue un tratamiento de protección ambiental. El paciente necesita vivir en aire quieto, aire húmedo y aire puro.

Xeroftalmia: Tratamiento

El aire quieto se consigue evitando estar bajo el flujo directo de aires acondicionados, ventiladores y abanicos, no abriendo las ventanas del coche cuando vamos manejando, protegiéndose de corrientes de calefacción y del aire acondicionado del coche con gafas. Es conveniente usar gafas al andar, pues al caminar a 6/km/hora con aire quieto equivale a recibir sobre los ojos una corriente de aire a 1´6m/seg.

El aire húmedo se consigue evitando las saunas o acercarse a fogatas o chimeneas o colocando humidificadores ambientales en lugares cerrados o usando gafas semicerradas que mantienen un nanoclima húmedo ante el ojo.

El aire puro se consigue evitando el humo del tabaco, brumas fotoquímicas intensas (algunos meses en ciudades hiperpolucionadas) y en emanaciones excesivas de pintura de muebles y suelos).

En la xeroftalmia es muy importante el uso de gafas aun que sea sin corrección, cuya finalidad es evitar las corrientes de aire y mantener una atmósfera mas húmeda delante de los ojos (humidificación).

A este fin, las gafas se dividen en: tipo 1 (gafas normales), tipo ll (gafas con paneles laterales) y tipo lll (gafas herméticas tipo submarinismo), estos tres tipos de gafas tienen un efecto invernadero creciente, que crea un ambiente de humedad -al evaporarse la película lacrimal- y aire calmo en superficie ocular.

Muy interesante:
Glaucoma de ángulo cerrado

En las gafas tipo ll, la humedad preocular puede aumentarse con esponjas hidratadas colocadas en el recinto retrolental de las gafas. El contacto diario con el ambiente debe ser normalizado, manteniendo el nivel diario de sueño/vigilia de aproximadamente 8/16 horas, o incluso aumentándolo.

Xeroftalmia: Protección

El exceso de luz, especialmente si hay mucha radiación ultravioleta ( zona tropical, sol cenital, bruma fotoquímica, alta montaña) degrada la película lacrimal, y la hace mas evaporable. Por ello, el uso de gafas filtrantes de ultravioleta es protector.

La superficie ocular expuesta debe minimizarse. Algunos pacientes hacen espontáneamente un “blefarospasmo fisural”, es decir, contraen los parpados para ver a través de una estrecha rejilla palpebral. El blefarospasmo fisural, que expone menos superficie ocular, puede sin embargo, causar cansancio por la contractura muscular, e incluso favorecer una disfunción meibomiana.

La mirada de cerca va asociada a acomodación y convergencia. A las 3 clásicas sinquinesias o movimientos asociados a la visión cercana (acomodación, convergencia y miosis) hay que añadir otras 3: blefarodepresión, oculodepresión y cervicoflexión.

Si miramos de cerca en dirección horizontal, estas tres últimas sinquinesias deben ser contrarrestadas, lo que hace que el parpado superior se retraiga, se abra más y parpadee menos, favoreciendo la xeroftalmia y las contracturas musculares.

El sueño induce una cierta sequedad ocular de origen hipotalámico. Además, en los casos en que se sospecha hay cierto logoftalmos durante el sueño esta aconsejado aplicar un antifaz, un apósito nocturno o una cinta adhesiva adherida a los parpados cerrados. Es muy aconsejable en la xeroftalmia grave.

Deja un comentario