Xantelasma palpebral: Definición

Xantelasma palpebral

Xantelasma palpebral es la manifestación clínica del depósito de lípidos en los párpados, en forma de placas amarillentas bilaterales situadas habitualmente en la zona palpebral medial. Es una alteración relativamente frecuente que suele aparecer en personas de mediana edad y ancianos con hiperlipidemia.

Esta alteración es asintomática, por lo que el tratamiento se realiza por causas estéticas, ya sea quirurgicamente o con métodos destructivos como el láser, la criocirugía o el ácido tricloroacético. Normalmente suelen recidivar.

En cuanto al manejo optométrico, debemos recordar que en caso de no tener diagnosticada hiperlipidemia o hipercolesterolemia, es necesario referir al paciente a su médico de familia para que realice la evaluación pertinente.

¿Qué es el Xantelasma palpebral?

Es el xantoma cutáneo más común, caracterizado por placas amarillentas sobre los párpados -más comúnmente, sobre el canto interno del párpado superior. Se desencadena por hiperlipidemia, disfunción tiroidea y diabetes mellitus.

El Xantelasma palpebral es el resultado de la infiltración perivascular de células espumosas mono y multinucleadas dentro de vacuolas citoplasmáticas cargadas de lípidos en la dermis reticular superficial.

En el tratamiento del Xantelasma palpebral se utilizan diferentes modalidades de tratamiento, como escisión quirúrgica simple, crioterapia, exfoliación química con ácido tricloroacético, radiofrecuencia y láser.

El término “xantelasma” se deriva de la palabra griega xanthos (amarillo) y elasma (placa metálica batida).

Xantelasma palpebral es el xantelasma cutáneo más común, con una prevalencia de aproximadamente 1.1% en las mujeres y 0.3% en los hombres.

Se caracteriza por placas amarillentas que ocurren más comúnmente cerca del canto interno del párpado, más a menudo en la parte superior que en la inferior del párpado.

Muy interesante:
Linfangiectasia ocular: Definición

Las lesiones están distribuidas simétricamente y pueden ser singulares o múltiples, nodulares o planas y blandas, semisólidas o calcáreas. La hiperlipidemia, la disfunción tiroidea y la diabetes mellitus son posibles desencadenantes patógenos.

Además, se ha reportado Xantelasma palpebral después de eritroderma, trastornos inflamatorios de la piel y dermatitis alérgica de contacto a pesar de los perfiles normales de lípidos.

Es una condición benigna que nunca limita, aunque la Xantelasma palpebral es cosméticamente perturbadora; por lo tanto, los pacientes consultan a dermatólogos, oftalmólogos o cirujanos plásticos para la extirpación de las lesiones.

Se utilizan varios métodos para tratarla y éstos incluyen la escisión quirúrgica simple, la crioterapia, la exfoliación química con ácido tricloroacético (TCA), la radiofrecuencia (RF) y el tratamiento con láser.

Cada modalidad tiene sus propias ventajas y desventajas. Además, es obligatorio tratar la causa médica subyacente de la Xantelasma palpebral, si la hay.

Deja un comentario