Visión nocturna y la conducción

Visión nocturna

La visión nocturna es dificultosa en el 32% de los conductores que conducen con baja luminosidad. Este dato a sido arrojado por un reciente estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud.

En concreto, el 26% tienen dificultades para identificar las señales o las salidas, el 20% no pueden distinguir con claridad los animales o las personas, y el 22% son incapaces de controlar las distancias.

Visión nocturna: Conducción

Según el Dr. Val Jones es más difícil la visión nocturna ya que la pupila se dilata o se hace más grande cuando hay poca luz. Y esto puede causar borrosidad y problemas de enfoque.

El resplandor de los faros que se aproximan, hacen que la conducción por la noche sea aún más difícil y sobre todo para los conductores mayores.

Las personas no deben conducir con problemas de visión sin corregir, lo que enfatiza la importancia de los exámenes oculares integrales para actualizar las gafas si fuera necesario.

Consejos para tener una mejor visión nocturna en el coche:

  • Dé a sus ojos unos minutos para acostumbrarse a la oscuridad antes de conducir.
  • Evite el deslumbramiento mirando al fondo de la calle y utilice el espejo retrovisor para reducir el deslumbramiento de los coches que vengan de detrás.
  • Asegúrese de que las luces del interior del vehículo estén apagados.
  • Conduzca despacio.
  • Mantenga su coche bien controlado: Líquido en el parabrisas, neumáticos de calidad y unos freno revisados y actualizados.
  • Use las luces largas, especialmente cuando no haya casi nada de luz, pero la tendrá que atenuar para no molestar a los conductores que vengan de frente.
Muy interesante:
Globo ocular: Características

Recuerde que los días son más cortos en invierno y conviene hacerse una revisión antes de que los días se acorten para estar seguro de tener una visión nocturna óptima para la conducción.

Una persona puede ver bien por el día pero con baja luminosidad, le puede resultar muy complicado. Por eso es muy importante revisarse la vista y si es necesario, actualizar las gafas.

  • Os muestro un vídeo explicativo de la conducción nocturna.


Visión y conducción sin luz:

Visión nocturna con gafas.

La visión hace llegar el 90 por ciento de la información que recibe una persona cuando está cunducciendo.

El deslumbramiento representa un gran impedimento en la visión nocturna y puede afectar a conductores sin problemas visuales.

Las gafas o el parabrisas constituyen una fuerte importante de deslumbramientos debido a reflexiones múltiples a causa de la dispersión producida por pequeñas adherencias, rayadas, suciedad….

Durante la conducción nocturna, los objetos son vistos por el conductor con muy poco contraste.

Existen muchas situaciones en la carretera donde los objetos como coches, peatones, señales indicadoras, aparecen poco contrastadas respecto al fondo.

En estos casos, una baja sensibilidad al contraste afecta negativamente a la seguridad en la conducción.

El color del coche afecta a la sensibilidad al contraste: los coches de color gris, negro, azul, verde, rojo y plateado son un 12% más propensos a tener accidentes durante el día que los coches de otros colores.

Los coches más seguros según el color son los blancos.

Durante la visión nocturna el ojo no presenta la misma resolución que en condiciones fotópicas.

En condiciones nocturnas, se hayan valores de miopía nocturna superiores a 0.75D en el 17% de la población, con mayor presencia en las personas jóvenes.

Muy interesante:
Hialuronato Sódico y Lágrima

Por eso, la conducción nocturna impone limitaciones incluso a conductores cuya visión presenta un excelente comportamiento en condiciones fotópicas.

2 Comentarios

  1. José reina 18 febrero, 2018
    • rollero 18 febrero, 2018

Deja un comentario