Vías ópticas: Lesiones y Funcionamiento

Vías ópticas

Las vías ópticas sirven para transmitir la información captada por los ojos al cerebro. A continuación, vamos a explicar los problemas visuales que se producen cuando hay una determinada lesión.

Vías ópticas: Lesiones

  • Retina: en un solo ojo y de forma puntual, no se altera practicamente la visión, pero si se cierra el ojo sano, pueden detectarse puntos ciegos en el campo de vision del ojo afectado, que se llaman “escotomas”.
  • Fasciculo óptico: si es en un solo ojo, el otro puede compensar (con los movimientos del ojo y de la cabeza sobretodo), con la excepción del campo residual.

Pero si se cierra el ojo sano, hay una ceguera monocular llamada “anopsia”. El reflejo fotomotor está abolido si se ilumina el ojo afecto, pero si se ilumina el ojo sano, hay respuesta fotomotora concensual.

  • Quiasma óptico: son distintas según estén localizadas en su parte central o lateral. Una lesión lateral afecta a las fibras de la hemirretina temporal del mismo lado.

Si el ojo sano se cierra, entonces se percibe la pérdida de visión del campo visual nasal: “hemianopsia nasal derecha”.

Una lesión en la parte central del quiasma, que puede ser debida a un tumor de hipófisis, destruye las fibras de las hemirretinas nasales de ambos lados, por lo que se pierde la visión temporal de ambos ojos: “hemianopsia bitemporal”.

  • Cintilla óptica: de un lado, se pierde la visión de la mitad contralateral; si es la cintilla derecha, se pierden los campos visuales izquierdos: “hemianopsia homónima izquierda (en general, hemianopsia homónica contralateral).
Muy interesante:
Ardor en los ojos: Causas

Lo mismo ocurre si se lesiona el cuerpo geniculado o las radiaciones.

  • Corteza cerebral: si es una lesión amplia de ambos polos occipitales, se produce la “ceguera de tipo central”.

¿Cómo son las vías ópticas?

El campo visual (CV) y la retina tienen una relación invertida. Respecto al punto de fijación, el campo visual superior refleja los estímulos luminosos que se proyectan sobre la retina inferior, el CV inferior se corresponde con la retina superior, el nasal con la retina temporal y el temporal con la nasal.

Esta distribución se mantiene de forma constante a lo largo de toda la vía visual, de forma que la información de la mitad izquierda del campo visual se transmite por el lado derecho de las vías ópticas hasta llegar al córtex occipital derecho y viceversa. Lo mismo ocurre con las partes superiores e inferiores del CV.

Vías Visuales

  • Células ganglionares:

Los axones de las células ganglionares forman la capa de fibras nerviosas de la retina, que confluyen en la papila óptica formando el nervio óptico.

Dado que éste se sitúa nasal a la fóvea, las células ganglionares de la hemirretina nasal llegan directamente al nervio óptico, mientras que las fibras de la hemirretina temporal deben evitar el obstáculo anatómico que representa la mácula y toman un curso arqueado para llegar a los polos superior e inferior del nervio óptico.

Esto determina también que las fibras maculares nasales entran en el lado temporal del nervio óptico, formando parte del haz papilomacular.

  • Quiasma óptico:

En el quiasma óptico las fibras nasales (53%) cruzan al lado opuesto hasta llegar a las cintillas ópticas contralaterales.

Muy interesante:
Oncocercosis: Ceguera de los rios

Las fibras temporales permanecen ipsilaterales. En la unión del nervio óptico con el quiasma las fibras nasales inferiores de cada nervio óptico forman la rodilla de Von Willebrand.

Penetrando en el extremo del nervio óptico opuesto  aunque la existencia de la rodilla de Von Willebrand es discutida actualmente.

  • Cintillas ópticas:

Discurren desde la parte posterior del quiasma óptico hasta el ganglio geniculado lateral (GGL).

Llevan las fibras temporales ipsilaterales y nasales contralaterales, es decir, las fibras del campo visual del lado opuesto (la cintilla derecha lleva la información del hemicampo izquierdo y viceversa).

Un poco antes de llegar al ganglio geniculado lateral, las fibras nerviosas que llevan la información de la pupila se separan de la cintilla óptica y alcanzan el mesencéfalo, por lo que cualquier lesión posterior en esta localización no afectará a los reflejos pupilares de las vías ópticas.

Ganglio geniculado lateral:

En esta zona tiene lugar la primera conexión sináptica.

Hasta aquí, cualquier lesión de la vía óptica producirá atrofia óptica por degeneración axonal retrógrada. Cualquier lesión posterior al GGL no producirá atrofia óptica.

Corresponden a los axones de las células de la sustancia gris del GGL y se extienden hasta el córtex occipital.

Se dividen en radiaciones superiores, que recorren el lóbulo parietal, y radiaciones inferiores, que pasan por el cuerno anterior del lóbulo temporal y forman el asa de Meyer.

  • Córtex visual:

El área estriada (17 de Brodmann, córtex estriado, córtex calcarino, vías ópticas V1) ocupa una zona que se extiende por la cara medial, polo posterior y una pequeña porción de la cara lateral de lóbulo occipital.

Muy interesante:
Daltonismo en mujeres: Tipos e información

La cara medial del lóbulo está atravesada por la cisura calcarina, por cuyo interior circula la arteria calcarina, rama de la cerebral posterior.

Deja un comentario