VI par craneal: Parálisis

VI par craneal

El VI par craneal inerva al músculo Oblicuo Superior. Este es el par más típicamente afectado tanto de forma congénita como por traumas e incluso de forma idiopática.

El músculo oblicuo superior tiene como funciones motoras la depresión, abducción e inciclotorsión del ojo.

Su máxima acción vertical se manifiesta en posición de adducción.

Por este motivo una parálisis del VI par craneal va a producir un aumento de la desviación en posición de infraaddcución del ojo afectado.

VI par craneal: Importancia

Debido a su importante acción cicloductora, la desviación aumentará de forma importante también en la posición en la que el músculo oblicuo superior deba ser inervado para producir inciclotorsión, es decir, con la inclinación de la cabeza sobre el hombro del ojo afectado.

Una parálisis del VI par craneal producirá una desviación vertical con hiper desviación del ojo afectado y tortícolis torsional sobre el hombro contrario para evitar la ciclotropia.

En algunos casos, generalmente congénitos, se produce también asimetría facial con hipoplasia de la hemicara contraria al lado de la parálisis.

III par craneal: Parálisis

En la parálisis del III par craneal es importante valorar si existe afectación pupilar, ya que la presencia de ésta (midriasis) indica una afectación extrínseca (traumatica, compresiva vascular o tumoral).

Entre éstas, la verdadera urgencia radica en descartar la compresión por un aneurisma de la arteria comunicante posterior.

En la parálisis de causa microvascular del III par craneal, cuya afectación es intrínseca, no hay afectación pupilar.

Muy interesante:
Dacrioadenitis: Glándula lagrimal