Telescopio: Tipos y ventajas

telescopio

Telescopio es en la actualidad el único instrumento óptico disponible para mejorar la visión de lejos y el menos prescrito.

Su magnificación se consigue cambiando el ángulo de incidencia de la luz, provocando un acercamiento de los objetos lejanos y por lo tanto, consiguiendo una mejor visión.

Generalmente el campo visual y el aumento son inversamente proporcionales por lo que en muchas ocasiones se tiende a buscar un equilibrio entre ambos parámetros.

Si un telescopio está catalogado como 4x, significa que veremos la imagen del mismo tamaño como si estuviéramos cuatro veces más cerca.

Su notación comercial es M X D, C. Donde M son los aumentos, D el diámetro del objetivo y C el campo angular objeto.

La visión a través de un telescopio es muy poco luminosa. La recomendación es usarlos en ambientes bien iluminados.

Inconvenientes del telescopio:

– Tienen un campo de visión limitado.

– La visión es complicada ya que los objetos se mueven exageradamente con pequeños giros de la cabeza.

– Provocan cambios en la apreciación espacial.

Además, cuanto más magnificación se requiera, los inconvenientes serán de mayor grado.

Y los usuarios lo tendrán que superar mediante un entrenamiento más laborioso.

No se deben de recomendar cuando:

– El paciente no acepta su pérdida de visión y aún mantiene la esperanza de ver perfecto.

Muy interesante:
Insuficiencia de convergencia: Estudio

– Exista una falta de destreza.

– Ante una situación económica precaria.

– Cuando la estética es muy importante en la personalidad.

– Falta de necesidades específicas.

La adaptación a los telescopios será más complicada cuando exista:

– Una pérdida de campo de visión irregular. (Glaucoma, Retinosis pigmentaria…)

– Una agudeza visual muy baja.

– Patología inestable.

– Aparición reciente de la enfermedad. Más proclives a no aceptación.

Reconocer por parte del paciente los beneficios, mejora enormemente el resultado de la rehabilitación visual.

Existen dos tipos de Telescopios:

La principal diferencia entre un telescopio de Galileo y uno de Kepler reside en la forma de fabricación y el modo en proporcionar la imagen derecha.

Un telescopio simple ofrece la imagen invertida y para adaptarlos a los pacientes, necesitan incorporar otro mecanismo para obtener la imagen derecha.

El Kepler utiliza prismas o una lente inversora, mientras que el Galileo usa el propio ocular.

Telescopio de Galileo:

La primera lentes es convergente y la segunda divergente. Los aumentos van desde 1.8 a 3.5.

Son telescopios pequeños con un campo entre 7 y 22 grados dependientes del aumento y del diámetro del objetivo.

Telescopio galileo
Composición del telescopio de Galileo.

Telescopio de Kepler:

Sustituye la última lente por una convergente, consiguiendo aumentar el campo de visión y por consiguiente, los aumentos.

Sus aumentos varían entre 3 y 10. Cuanto mayor sea el aumento, el instrumento tendrá mayor peso y será más largo.

Y la imagen será más inestable por lo que no se podrá utilizar en situaciones dinámicas.

El campo de visión dependerá del aumento e irá desde 7 a 15 grados.

Telescopio kepler
Telescopio kepler.

Telescopios adaptados en gafas:

Se aconsejan para los pacientes con problemas de movilidad o necesiten realizar una actividad concreta. Debido al peso no suelen tener un aumento superior a 3.

  • En posición central:
Muy interesante:
Diplopia: Causas y tratamiento

Se montan en el centro pupilar y ocupan casi todo el cristal.

El usuario no podrá mirar por fuera del telescopio por lo que no permite la movilidad.

Su uso se recomienda para las actividades estáticas.

Existe una variable clip-on en donde el usuario adjunta el telescopio cuando lo necesita y el resto de tiempo va con sus cristales normales.

  • En posición superior:

Se montan telescopios con pequeño diámetro en la parte superior de las gafas.

Así el usuario mira por sus lentes normales siempre, hasta que quiera ver algo específico, entonces baja la cabeza y sube los ojos para mirar a través del objetivo.

Permiten la movilidad. Incluso en EEUU es permitida la circulación con este dispositivo.

Los últimos telescopios diseñados son capaces de autoenfoca desde el infinito hasta 30 cm gracias a incorporar varios sensores.

También existen la posibilidad de colocar en el mismo cristal un pequeño telescopio en la parte superior y un microscopio en la parte inferior, así el usuario realizando un pequeño movimiento puede ver tanto en lejos como en cerca.

Telescopios manuales:

– Monoculares:

Mejoran el desplazamiento con autonomía. El paciente lo lleva como un accesorio más y solo lo usa cuanto tiene que ver algo específico.

Incluso existen algunos modelos que enfocan en cerca.

Es una ayuda muy recurrida por todos los profesionales para satisfacer las necesidades de todos los jóvenes con deficiencia visual.

– Binoculares:

Son más sencillos de sujetar pero más grandes e incómodos para transportar.

Tienen un mayor campo de visión pero no se pueden calibrar para ver de cerca.

Muy interesante:
Microscopio: Adaptación en Pacientes

Aunque en muchas ocasiones si el paciente tiene visión monocular, se pude montar un cuerpo para ver de lejos y el otro de cerca.

– De visión nocturna:

Son los telescopios más especiales y solo se utilizan en los pacientes con una visión nocturna muy deficiente.

Sobre todo en los afectados con Retinosis Pigmentaria.

Para tener éxito en la adaptación el sujeto debe de tener al menos diez grados de campo.

Telemicroscopios: ¿Qué son?

Son telescopios que permiten ver en cerca ya que tienen una lente de aproximación.

Generalmente se insertan en la parte inferior de las lentes.

Tienen una mayor distancia de trabajo, pero un menor campo de visión y una peor profundidad de campo comparado con los microscopios.

Su ventaja es que permiten la visión binocular con una distancia de trabajo muy pequeña.

Y si se monta el telescopio sobre unas gafas, dejan las manos libres.

Deja un comentario