Rosa de bengala: Colorante

Rosa de bengala

El rosa de bengala es un derivado de la fluoresceína que tiñe células muertas o degeneradas. Es irritante local por lo que se administra diluido o en tiras de papel teñido.

En oftalmología se suelen instilar anestésicos locales antes del uso de este colorante para aliviar las molestias, pero pueden modificar los resultados de la tinción.

Rosa de bengala: Aplicaciones

– Se utiliza para el diagnóstico y estudio de queratoconjuntivitis seca (QCS). En el inicio de la QCS nornalmente sólo aparece tinción en la zona nasal interpalpebral y según avanza la QCS se tiñen también primero la zona temporal, después la zona inferior de la córnea y por último aparece un teñido completo de toda la córnea.

– Disfunción de glándulas de Meibomio: Esta patología se caracteriza por tinción en la conjuntiva bulbar que contacta con el borde de los párpados.

– Las ulceras por Herpes también se observan con el rosa de bengala.

El rosa de Bengala es un colorante con afinidad por las células epiteliales muertas o desvitalizadas cuya capa de mucina se ha perdido o alterado.

Los filamentos y las placas corneales también se distinguen más claramente con este colorante, que puede visualizarse mejor si se usa un filtro aneritro.

Se emplea una solución de rosa de Bengala al 1% o bien una tira impregnada humedecida.

El colorante puede causar irritación intensa, que puede durar hasta 1 día, sobre todo en pacientes con queratitis grave; para minimizar la irritación hay que instilar una gota muy pequeña, justamente después de poner una gota de colirio anestésico, y luego lavar lo que sobre con suero fisiológico.

Muy interesante:
Emetropía: Proceso de emetropización

Los bordes de las lesiones herpéticas están elevados con células epiteliales hinchadas que se tiñen bien con el rosa de bengala o verde de lisamina; la ulceración central se tiñe bien con fluoresceína.

Puede haber una menor sensibilidad corneal. Pueden producirse cicatrices (dendritas fantasma) por debajo de las lesiones epiteliales