Retinopatía diabética: Tratamiento

Retinopatía diabética

Retinopatía diabética es una afección de la retina que aparece como consecuencia de la diabetes.

Retinopatía diabética: Fisiopatología

La barrera hematorretiniana esta formada por dos plexos capilares (plexo capilar superior y plexo capilar inferior) las células endoteliales de los capilares tienen uniones muy fuertes y además estas rodeadas de periatos. El aumento de glucosa tiene como primera consecuencia la muerte de esos periatos, produciendo la separación de las células endoteliales de los capilares. Esto conlleva a la rotura de la barrera hematorretiniana interna, apareciendo microaneurismas.

Los microaneurismas son dilataciones saculares de la pared de los vasos capilares o arterias de la retina. Estos microaneurismas producen una falta de percusión de los teji- dos y como consecuencia la formación de tejido isquemico y la liberación de una proteína llama factor vasoproliferativo que induce a la formación de neovasos da partir del tejido conectivo indiferenciado. Estos neovasos, no tienen una estructura normal, sus uniones no son fuertes, por lo que tienden a romperse, dando lugar a una hemorragia vítrea.

La retinopatía diabética se clasifica en tres estados clínicos:

1. RETINOPATÍA DIABÉTICA SIMPLE:

Se pueden observar:

  • Microaneurismas.
  • Exudados duros.
  • Hemorrageas intraretinianas en borrón o mancha(esta forma de hemorragea en borrón indica que proviene del plexo capilar interno)
  • No suele haber una disminución de la AV, excepto que exista una maculopatía.

2. RETINOPATIA NO PROLIFERATIVA AVANZADA:

  • Microaneurismas.
  • Exudados duros.
  • Hemorragia en llama o borrón.
  • Exudados blanco algodonosos.

La hemorragia en llama es cuando proviene del plexo capilar superior, adopta esta forma porque sobre ella esta la membrana limitante interna, que la presiona.

Puede haber afectación de la AV, bien por la propia retinopatía o por que haya desarrollado una maculopatía.

3. RETINOPATIA PROLIFERATIVA:

Oclusiones vasculares que producen zonas isquemicas liberan factores vasoproliferativos que inducen la formación de neovasos en el siguiente orden:

  • Pupila.
  • Retina.
  • Iris: puede dar lugar a un glaucoma vascular.

Hay dos fases, la fase vascular y la fase fibrosa. En la fase vascular los neovasos se originan en el plexo capilar superficial, necesitan un soporte para extenderse hacia el interior de la cavidad vítrea. A partir del tejido conectivo se forman bandas fibrosas para ese soporte.

Muy interesante:
Daltonismo en mujeres: Tipos e información

Las proliferaciones fibrovasculares pueden interconectarse dando lugar de forma secundaria a tracciones vitreo-retinianas,que provocan desprendimientos traccional de retina

Retinopatía diabética: Tratamiento

En las dos primeras fases de la retinopatía diabética no proliferantes es la fotocoagulación con láser en las zonas isquémicas, observadas con AFG.

En la fase proliferativa, se comienza haciendo una pantofotocoagulación de toda la retina desde el polo posterior hasta la periféria, respetando el nervio óptico, mácula y las arcadas superior e inferior.

Y como prevención, las personas diabéticas han de someterse a un control oftalmológico al menos una vez al año. En estos controles deben de dilatarse las pupilas y realizar estudios de fondo de ojo. Las pruebas que se realizan con más frecuencia son:

  • La oftalmoscopía directa e indirecta.
  • La retinografía.
  • La Fluoresceingrafía.

Causas de la retinopatía

Los diabéticos desarrollan “retinopatía diabética” debido a los efectos dañinos que hace la diabetes sobre la integridad de las paredes de los vasos sanguíneos.

Al romperse el sellado de las venas o arterias en la retina, la sangre se pone en contacto con los demás elementos de la retina, dando como resultado lo que se conoce como retinopatía diabética.

Diabéticos: Pérdida de visión

– Con vasos sanguíneos frágiles y anormales: Pueden desarrollarse por toda la retina y gotear sangre en el área de la visión central (la mácula). Este estado se conoce como retinopatía proliferativa y es la cuarta etapa de la enfermedad y la más avanzada.

– La sangre se puede filtrar por el centro de la mácula, haciendo una inflamación que provoque visión borrosa. La probabilidad de que se produzca este fenómeno es mayor cuanto más avanzada esta la retinopatía diabética.

La mayoría de los diabéticos tienen un grado de retinopatía en su fondo de ojo. Tan solo cambios menores en los ojos son señales de advertencia de que el control es inadecuado y las complicaciones pueden ser graves si el control no mejora.

Por lo general, los pacientes no notarán ningún cambio en su visión, ni zonas borrosas. Quizás solo en tareas de precisión.

Muy interesante:
Pterigion: Tratamiento y dudas

Consejos para los diabéticos:

Para evitar llegar al estado de ceguera, deben de realizarse una revisión de su vista al menos, una vez al año. Y por supuesto, tienen que realizar estrictamente todas las recomendaciones de su médico para conseguir estabilizar su nivel de glucosa en sangre.

Sino se consigue estabilizar, aumenta la posibilidad de sufrir un derrame de sangre dentro de la retina y perder la visión irreversiblemente. La sangre en la retina es muy tóxica y consigue matar a todas las neuronas.

retinopatía diabética
Las revisiones lo más importante para prevenir la retinopatía diabética.

Es muy importante controlar la glucosa en los diabéticos para preservar su visión.

  • Desarrollo de la retinopatía diabética:

Los diabéticos del tipo mellitus sufren cambios anormales en el nivel de azúcar en su sangre. El cuerpo convierte la glucosa en energía para realizar las diferentes funciones corporales.

Los no controlados, tienen alto nivel de azúcar en la sangre (lo que se conoce como hiperglucemia). La acumulación de glucosa en los vasos sanguíneos impiden o alteran el flujo sanguíneo a los órganos del cuerpo, incluyendo por supuesto a los ojos.

Clasificación de los diabéticos por tipos:

  • Los diabéticos de tipo I: La insulina es una hormona natural que ayuda en la regulación de los niveles de azúcar para ayudar en al abastecimiento del cuerpo. Cuando se diagnostica como tipo I, se considera dependiente de la insulina y necesitará inyecciones u otros medicamentos para cubrir la necesidad de insulina que su cuerpo por sus medios no puede conseguir. Cuando no se produce suficiente insulina, la glucosa en la sangre no está regulada y las altas concentraciones son peligrosas para el rendimiento de todo el cuerpo.
  • Los de tipo II: Cuando se diagnostica, generalmente se considera no dependiene de la insulina o resistente a la misma. En este tipo de diabéticos, se produce una cantidad suficiente de insulina pero el cuerpo no es capaz de hacer un uso correcto de ella. Provocando un anómalo nivel de glucosa en la sangre, con el peligro consiguiente.

En ambos tipos, los picos anormales de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de sufrir retinopatía diabética.

Daños en diabéticos por la retinopatía diabética

Los daños oculares se producen cuando cantidades crónicamente elevadas de azúcar  empiezan a obstruir y a la vez, a dañar a los vasos sanguíneos dentro de la retina, lo que provoca la muerte de las células sensibles a la luz (los fotorreceptores) imprescindibles para tener una buena visión.

Muy interesante:
Fusión sensorial: Proceso

Efectos secundarios por Láser

La retinopatía diabética cuando ha producido alteraciones en la retina, se debe de tratar con láser. Pero este procedimiento puede ocasionar los siguientes efectos secundarios:

  •  Disminución de la agudeza visual:

Suele deberse al empeoramiento del edema macular que existía previamente o la aparición del mismo. (Por esto se trata antes el EM).

  • Efectos adversos sobre el segmento anterior:

a- Epitelopatía difusa y erosiones corneales.

b- Progresión de las opacidades del cristalino. Más frecuente con los láseres azul-verde.

c- Alteraciones de la acomodación, por lesión de los nervios ciliares posteriores debido al calor generado por el láser en el espacio supracoroideo.

d- Elevación de la presión intraocular, frecuente si todo el tratamiento se realiza en una sola sesión.

  • Efectos adversos sobre el segmento posterior:

Hemorragias, desprendimiento exudativo de retina o desprendimiento de coroides, neuropatía óptica, quemadura foveolar, alargamiento de las cicatrices de fotocoagulación.

  • Reducción del campo visual.
  • Disminución de la discriminación del color.
  • Aumento del deslumbramiento.
  • Mala adaptación a la oscuridad.

Retinopatía diabética: Vídeo

Os dejo un vídeo dónde se explica visualmente, cómo se aplica láser en la retinopatía diabética.

Retinopatía asociada al cáncer

La retinopatía asociada al cáncer es una destrucción autoinmune y rara de los fotorreceptores en la que los pacientes presentan desequilibrios visuales en ausencia de metástasis oculares o afectación de las vías visuales.

Esta retinopatía sucede principalmente en pacientes con carcinoma pulmonar de células pequeñas y en ocasiones otros tumores epiteliales. En el 50% de los casos es la manifestación inicial del tumor subyacente.

La presentación es como un empañamiento de la visión de inicio gradual asociado con fotopsia trémula, imágenes visuales raras y ceguera nocturna de inicio agudo.

Pérdida visual progresiva, bilateral y a veces asimétrica, escotomas en anillo y anomalías de la visión de los colores. El fondo de ojo puede parecer normal o mostrar atenuación arteriolar y ocasionalmente atrifia óptica.

El electrorretinograma es anormal y puede llegar a extinguirse.

Las opciones de tratamiento son corticoides sistémicos, inmunoglobulinas endovenosas y plasmaféesis, pero el pronóstico retinopatía asociada al cáncer es muy malo.