Queratoconjuntivitis Sicca

Queratoconjuntivitis Sicca

Queratoconjuntivitis sicca es una queratopatía no infecciosa caracterizada por una disminución de la humedad de conjuntiva y córnea.

La Queratoconjuntivitis Sicca, producto de la sequedad ocular, es uno de los problemas oculares más comunes entre los 40-50 años de edad. Debido a los cambios hormonales de la menopausia, las mujeres están mucho más frecuentemente afectadas (86%) que los hombres.

Existen indicios de más prevalencia en zonas con más polución ambiental.

La Queratoconjuntivitis Sicca resulta de la sequedad ocular que puede ser debida a:

  • Producción lagrimal disminuida asociada a ciertos trastornos sistémicos (Síndrome de Sjögren y artritis reumatoide) o como resultado de atrofia o destrucción de la glándula lagrimal.
  • Modificación de de la composición de la película lagrimal que puede estar alterada debido al déficit de vitamina A, medicaciones (anticonceptivos orales y retinoides), o determinadas influencias ambientales (nicotina, humos o aire acondicionado). La película lagrimal se rompe demasiado rápido y ocasiona sequedad corneal.

Queratoconjuntivitis sicca: Síntomas

Escozor, enrojecimiento ocular y lagrimeo excesivo (lagrimeo reflejo) por causas ambientales como viento, frío, ambientes secos o períodos de lectura prolongados. Sensación de cuerpo extraño. También pueden sentir dolor intenso. Si existe, el compromiso visual es mínimo. Diagnóstico.

La prueba de Shirmer muestra una reducción del componente acuoso de la lágrima, y el tiempo de ruptura de la película lagrimal está reducido, menor de 5 seg.

La exploración con lámpara de hendidura muestra una dilatación de los vasos de la conjuntiva. No hay menisco lagrimal patente y el párpado inferior empuja y pliega la conjuntiva encima del borde. La tinción con fluorisceína mostrará lesiones en córnea (queratopatía superficial punctata).

Muy interesante:
Queratomalacia: Definición

Queratoconjuntivitis sicca: Tratamiento

Dependiendo de la gravedad, se prescriben soluciones de lágrimas artificiales de distintas viscosidades. Desde colirios a geles de gran viscosidad y larga duración que se pueden aplicar cada hora o cada media hora, dependiendo de la gravedad.

En casos persistentes, se pueden ocluir los puntos lagrimales con tapones lagrimales de silicona para retener al menos las pocas lágrimas que aún producen. En casos graves, puede estar indicada la obliteración quirúrgica de los puntos lagrimales.

También se debe informar al paciente de la posibilidad de instalar humidificadores de aire en el hogar y redirigir los ventiladores del automóvil para evitar un mayor secado de los ojos. Como la sequedad ocular en mujeres es debida a cambios hormonales, se debe consultar a un ginecólogo el estado hormonal del paciente.

Queratoconjuntivitis sicca: Pronóstico

Es bueno con los tratamientos ya comentados, sin embargo, este trastorno no se puede curar completamente.

Deja un comentario