Pterigion: Tratamiento y dudas

Pterigion

Pterigion es una regeneración fibrovascular de tejido conjuntival que invade la cornea desde la parte exterior hacia el centro. Lo normal es que sea una especie de “cuña”o triangulo con el vértice apuntando hacia la pupila.

Como la cornea es transparente (porque no tiene vasos sanguíneos) parece que se invade el iris pero realmente se localiza en la cornea.

La gran mayoría de las veces lo vemos localizado en la parte interna del ojo (en la parte nasal).

Siempre está en el eje horizontal, o viene por la izquierda o por la derecha, pero nunca de arriba o abajo. El pterigion puede ser grande o pequeño, ancho o estrecho, más o menos inflamado.

El problema original está en la conjuntiva. La lesión que luego dará lugar al pterigion se llama pinguécula y consiste en una degeneración del tejido conjuntival en la cornea.

Muchas veces pasa desapercibida y se ve como un nódulo gelatinoso y amarillento, algo elevado.

Pterigion: Origen

Se cree que tiene factores genéticos y familiares y en parte se debe a la exposición a radiaciones solares porque en la conjuntiva protegida por el parpado (encima o debajo de la cornea) nunca aparece pinguéculas que pueden predisponer a la aparición de pterigion; otras causas son los traumatismos, quemaduras o envejecimiento.

En paciente jóvenes sobre todo en aquellos procedentes de países ecuatoriales puede ser muy agresivo, sobre todo en pacientes operados.

El uso de lentes de contacto en continuo roce con las pinguéculas podrían producir teóricamente daño suficiente como para desarrollarla alteración conjuntival.

Muy interesante:
Melanoma de coroides: Dudas

Hay otros procesos parecidos al pterigion que podrían confundirse con él, por ejemplo, después de una infección o inflamación importante de la cornea pueden aparecer vasos sanguíneos en la cornea.

Otras veces un sufrimiento crónico de la superficie corneal hace que está cambie, convirtiéndose en un epitelio más parecido al de la conjuntiva que al de la cornea.

Se denomina conjuntivalización de la cornea o metaplasia pero en ambos casos (vasos sanguíneos en la cornea y cambio del epitelio porque se endurezca) se deben a la transformación de la propia cornea debido a problemas de ella y agresiones, pero sigue siendo tejido corneal.

El pterigion es realmente una invasión, son células y vasos sanguíneos procedentes de la conjuntiva que se introducen, invaden y se colocan por delante de la cornea; el problema original no es la cornea que se ve invadida sino de la conjuntiva la que recibe el daño crónico y se vuelve activa y le da por invadir el territorio vecino.

Otro enfermedad que se puede confundir con pterigion es queratoconjuntivitis límbica superior, ya consiste en una enfermedad con vasos conjuntivales prominente en la parte superior que puede hacer que algunos vasos penetren en la cornea.

Tratamiento del pterigion:

Ya que no es una lesión maligna, se puede diagnosticar con la lámpara de hendidura. No es necesario tratar el pterigion sin síntomas notables.

A veces puede ponerse rojo y producir irritación y molestias, en esos casos intentamos calmarlo con un tratamiento en gotas o lubricantes, para reducir inflamación y aliviar sequedad.

Solo en casos importantes, cuando muestra signos de dolor o crecimiento hacia la cornea, si produce cambio refractivos (astigmatismo), alteración de la visión o complicaciones de fibrosis, es cuando hay que operar.

Muy interesante:
Oftalmopatía de Graves: Tratamiento
Pterigion
Pterigion muy avanzado.

La técnica más sencilla es la excisión de la lesión y cierre borde a borde de la conjuntiva con una sutura muy fina.

El paciente necesitara unos cuidados postcirugía propios basados en la aplicación de colirios de antibióticos y corticoides.

Hay que advertir de la posibilidad de recurrencias y complicaciones como granulomas y quistes de tenon y la presentación de ojo rojo.

¿Qué puedo hacer si tengo un pterigion?

Es una formación fibrovascular conjuntival triangular cuyo vértice o cabeza se extiende hacia la córnea, en la fisura interpalpebral principalmente nasal, con cambios epiteliales y degeneración colágena subyadyacente.

Suele ser asintomático y estable, pero puede provocar irritación, enrojecimiento o progresar de forma muy lenta hasta llegar al área pupilar, deformando la córnea y provocando una deficiencia visual.

Es más común en los climas cálidos, secos y con mucho polvo (Sudamérica, África).

Como hemos indicado antes, el Pterigion es un pliegue triangular de conjuntiva bulbar que avanza sobre la córnea en el área de la hendidura palpebral, generalmente en el lado nasal, hasta el área pupilar.

Puede asentar sobre un proceso degenerativo previo, como una pinguécula. Interviene un componente hereditario y tiene relación con irritantes crónicos (en poblaciones con exposición al trabajo exterior, sol).

Suele ser bilateral. Es relativamente simétrico. Comienza en el sector nasal, en el meridiano horizontal y a veces también aparece en el sector temporal.

Crece lentamente, invade córnea hasta el área pupilar y de ahí no suele pasar.

Consecuencias:

A) Induce un defecto de refracción progresivo, astigmatismo, pues modifica el radio de curvatura corneal.

B) Si tapa el área pupilar; disminución de la visión.

C) Irritación e infecciones con mucha frecuencia; conjuntivitis crónica asociada.

Muy interesante:
Anillo de weiss: Definición

Tratamiento actual del Pterigion:

– Exéresis quirúrgica que debe de ser precoz para que la cicatriz no afecte a la parte central de la córnea.

– Recidivan con mucha frecuencia y se ha llegado a usar Betaterapia y/o antimitóticos locales para evitarlo.

El pterigion solo se tiene que tratar si produce molestia o afecta a la visión.

Con la escisión simple se producen frecuentes recidivas, motivo por el cual se suele acompañar con betaterapia, colirios antimitóticos, o incluso se realizan trasplantes autólogos de conjuntiva.

Deja un comentario