Protrusión ocular infantil

Protrusión ocular infantil

Dentro de la optometría de atención primaria los padres pueden acudir al especialista porque observan que uno de los ojos de su hijo parece protruir o ser más grande que el otro.

Aunque es posible que un ojo sea realmente más grande que el otro (lo que indicaría glaucoma congénito o infantil en el ojo más grande o microftalmo en el más pequeño), también es posible que el ojo que parece más grande sea un ojo protruido (ojo exoftálmico). Cuando esto ocurre debe sospecharse que un tumor u otra masa está afectando a la órbita o al nervio óptico.

Un motivo de consulta relacionado con el anterior es que un ojo esté guiñando o parcialmente cerrado. Ello puede deberse a ptosis congénita o a síndrome de Horner congénito.

El síndrome de Horner se caracteriza por ptosis, miosis y enoftalmo (posiblemente asociados a iris heterocromos) y se debe a una lesión del nervio simpático.

Muy interesante:
Parásitos en las pestañas