Ópticas especializadas en baja visión

Ópticas especializadas en baja visión

En las Ópticas especializadas en baja visión tienen el objetivo de conseguir proporcionar a los pacientes una mayor independencia satisfactoria en la mejora de sus actividades.

El primer profesional que participa debe de ser el oftalmólogo y tiene que decidir mediante el conocimiento exhaustivo de su visión, cuáles son las ayudas ópticas y/o no visuales, que le pueden ayudar a desenvolverse mejor en su vida cotidiana.

Ópticas especializadas en baja visión: Profesionales

Los ópticos-optometristas especializados en Baja Visión calculan los aumentos que necesita el paciente y establecen las alternativas ópticas/electrónicas.

En la prescripción no solo se tiene que tener en cuenta los aumentos, sino el CV, la distancia de trabajo, la actividad… Y como norma general, se tendrá que modificar en la fase de entrenamiento.

En las Ópticas especializadas en baja visión el técnico de rehabilitación visual diseñará un programa junto con el paciente para que conozca sus posibilidades y sus limitaciones.

Además, le enseñará el funcionamiento de las ayudas prescritas y podrá elegir las más útiles.

En algunas ocasiones, los usuarios no pueden resolver todos sus problemas con las ayudas ópticas.

Entonces el técnico tiene que realizar un programa mixto para intentar mejorar esas dificultades con el adiestramiento del tacto y del oído que lo suelen hacer en las mismas Ópticas especializadas en baja visión.

Incluso en algunas ocasiones, no se necesitan ninguna ayuda óptica, sino una rehabilitación del tacto y del oído.

Muy interesante:
Milium: Tratamiento para los quistes

Y así aprenden una forma alternativa de realizar actividades diarias como andar por la calle, cortarse las uñas o inyectarse insulina utilizando el tacto o el oído.

Por último, en algunas ocasiones se necesita la intervención de un psicólogo para superar las depresiones asociadas a la pérdida de visión. Se recomienda que actúe antes del óptico.

Y también puede participar un trabajador social para ayudar a la familia y al paciente en su nueva situación sociolaboral.

¿Cómo tiene que ser las Ópticas especializadas en baja visión?

Una unidad de Baja Visión tiene que ser multidisciplinar, un solo profesional no puede dar un buen servicio y tiene que asegurar la derivación.

Las Ópticas especializadas en baja visión tienen que colaborar con diferentes profesionales para conseguir las mejores ayudas para el paciente.

Requisitos psicológicos en un buen profesional:

  • Saber escuchar y entender el punto de vista del paciente sin prejuicios previos.
  • Mostrar empatía.
  • Ofrecer signos de escucha como asentir con la cabeza o utilizar expresiones al estilo “ya, comprendo…”
  • Repetir las palabras del paciente para confirmar su compresión.
  • Incentivar el aspecto positivo de sus mensajes “muy interesante”.
  • Ofrecer la información desde la posición sociocultural del paciente y nunca utilizar nomenclatura técnica.
  • Evitar expresiones como “Se ha quedado ciego y no podemos hacer nada”.
  • Considerar la decisión del paciente y discutir sobre su mejor tratamiento.
  • Tener paciencia y comenzar el tratamiento cuando exista motivación.
  • Dedicar tiempo a resolver las dudas familiares, así como aconsejar evitar la sobreprotección.
  • Tener una buena comunicación con los demás profesionales desde la honestidad.
  • Saber limitar la parte del trabajo que le toca a cada cual.
Muy interesante:
PIO: Presión intraocular y Glaucoma

Comportamiento de los profesionales:

Deben de ser capaces de crear un ambiente en el que el paciente pueda expresar sus necesidades, opiniones, preocupaciones y dudas.

En las Ópticas especializadas en baja visión no se debe de olvidar que la Baja Visión no es simplemente una graduación, sino una especialización diseñada para mejorar las condiciones de vida y el paciente lo debe de sentir.

En las consultas hay que actuar como:

  1. Dirigirse principalmente al paciente y a la familia.
  2. Realizar tres entrevistas: La primera con el interesado, la segunda con la familia y la tercera con ambos. Así se podrá especificar los requerimientos.
  3. Explicar nuestra intención de poder mejorar sus condiciones de vida.
  4. Si las necesidades no coinciden entre la familia y el paciente, se debe de analizar la opinión de él.
  5. Conocer con exactitud la opinión sobre su patología.
  6. Explicar todas las ventajas e inconvenientes que tienen las ayudas antes de comenzar.
  7. Si el futuro usuario no cree en las ayudas, se le dará tiempo para que reconsidere su opinión.
  8. Si existe un rechazo tajante, se le recomendará un psicólogo.

Deja un comentario