Óptica y los representantes:

optica y los representantes

La óptica y los representantes son uno de los pilares que sustenta el futuro. Construyendo la relación establecida entre el dueño y los representantes.

La óptica y los representantes tienen algo en común. Los dos quieren vender sus productos y eso es el inicio de una estrecha relación dispuesta a conseguir ingresos y beneficios.

Óptica y los representantes: Relación

  • Sea franco y honesto con sus representantes. Aunque sienta que el producto ofrecido no es el adecuado para su óptica, dilo. Ellos apreciarán su sinceridad.
  • Establecer las reglas básicas para trabajar juntos. ¿Con qué frecuencia el representante te visitará? ¿Cuáles son las políticas de devolución / cambio? ¿Qué garantías? ¿El representante le dejará tirando un producto que va a ser eliminado de su línea o se lo sustituirá por productos nuevos?
  • Si es necesario un cambio. ¿Sé podrá devolver? ¿Me exigirá a comprar más gafas? A veces funcionan devolviendo un producto sin cargo, obligan a la óptica a comprar dos de la nueva línea.
  • Si usted siente que su representante no está a la altura de sus expectativas, no se dé por vencido. La mayoría de los representantes tienen varios cientos de clientes. Es muy posible que las discusiones que hayas podido tener con ellos, se hayan marchado de su mente. Recordándoselo podrá atender cualquier confusión o duda.
  • Pregúntele como funciona el producto en otras ópticas. Muchas veces su representante puede guiarlo a lo que mejor funciona para su práctica, especialmente si usted es nuevo en este mundo.
  • Si usted está teniendo problemas con la empresa, el representante está ahí para facilitar una solución. Póngase en contacto con él para que resuelva rápidamente todos los problemas.
  • La comunicación es siempre la clave. Posiblemente la mejor opción es mediante email, pues permite contacto sin apenar interferir en la actividad diaria.
Muy interesante:
Opticalia Ofertas: 2 gafas por 1

Una óptica factible

Para que el negocio sea rentable y pueda mantenerse a pesar de la crisis, además de tener en cuenta las técnicas de ventas, el nivel de satisfacción, la calidad-precio, el valor del buen trabajo… No os olvidéis de los representantes y de sus productos, ellos también son parte de la óptica.

En mi opinión personal y con mis años de experiencia, cuando la óptica y los representantes cogen confianza y las ventas son cada vez más fáciles, generalmente las grandes empresas se creen que mandan en tu negocio y cada vez te presionan más.

Digamos que te tratan como: “Tu eres una empresa pequeña y yo el que manda, y vas hacer lo que yo te diga” Llegados a este punto, hay que buscar otras posibilidades, pues recordad que no hay empresas grandes ni pequeñas, hay empresas que pagan y otras que no.

Que no se os olvide.

Firmado: Rollero

Deja un comentario