Nistagmo: Causas y definición

nistagmo

El nistagmo consiste en un movimiento oscilatorio de los ojos, que normalmente afecta a ambos ojos y que se produce de forma continua e involuntaria.

Puede ser fisiológico, congénito y estar presente desde hace mucho tiempo, o presentarse como signo de la aparición de una enfermedad neurológica. Obviamente, el fisiológico no requiere tratamiento alguno; sin embargo, en los casos de nistagmo congénito y en aquellos presentes desde hace mucho tiempo es posible prestar algún tipo de asistencia.

En aquellos casos en que se presente como resultado de una enfermedad activa, tendremos que remitir al paciente inmediatamente al especialista correspondiente para una investigación médica.

Nistagmo: Síntomas

Los síntomas constituyen una parte muy importante de la investigación, al ser un factor clave a la hora de determinar la existencia de una causa patológica activa. El nistagmo congénito presente desde hace mucho tiempo no suele presentar síntomas molestos; por el contrario, uno recién adquirido producirá unos efectos subjetivos muy marcados y desagradables. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Agudeza visual reducida. Se produce porque los ojos no son capaces de mantener una fijación adecuada. Éste es un síntoma que está siempre presente.
  • Osciloscopia. En nistagmos recién adquiridos se produce un desplazamiento aparente del entorno visual de una lado a otro, que se corresponde con el movimiento de los ojos. Este movimiento aparente no se produce en aquellos presentes desde hace mucho tiempo. Cuando se produce este síntoma, resulta muy molesto y suele ir acompañado de vértigo.
  • Postura ánomala de la cabeza. Como los movimientos nistamoides pueden ser menores en algunas partes del campo motor, es posible que el paciente adopte una posición anómala de la cabeza, de manera que los ojos estén girados en relación a las órbitas.
  • “Past pointing”. Se manifiesta en los recién adquiridos.
  • Diplopia. Está presente en muchos casos.
Muy interesante:
Hemorragia Subconjuntival

Es conveniente observar la oscilación de los ojos con el fin de determinar su tipo, grado, dirección, amplitud y frecuencia. Estos datos contribuirán en muchas ocasiones a la emisión de un diagnóstico.

Nistagmo: Clasificación

1. Tipo. El nistagmo es pendular si la velocidad de movimiento es idéntica en ambas direcciones. Por el contrario, es rítmico si se produce un movimiento lento en una dirección seguido de un movimiento brusco en la dirección opuesta.

2. Grado. La clasificación en relación a la parte del campo motor que se ve afectada determina el grado de anomalía:

  • Primer grado. Solo se manifiesta en posiciones periféricas de la mirada.
  • Segundo grado. Se manifiesta solamente en posición primaria y no en cualquier otra dirección de la mirada. En este caso es bastante probable encontrar una posición anómala de la cabeza.
  • Tercer grado. Se manifiesta en todas partes del campo motor.

3. Dirección del movimiento. Puede ser horizontal, vertical, diagonal o rotatorio.

4. Amplitud: a) fina, menor de 5º (la córnea se mueve menos de 1 mm); b) media, de 5 a 10º (la córnea se mueve unos 2 o 3 mm); c) grande, mayor de 10º.

5. Frecuencia. La clasificación de la frecuencia varía según diferentes autores, si bien podemos considerar que una oscilación de 1c/seg es lenta mientras que de más de 10 c/seg puede ser considerada como rápida.

Nistagmo: Causas

  • Nistagmo ocular: Puede ser congénito o adquirido precozmente.

Se da en lesiones orgánicas de ambos ojos, como en albinismo, cataratas, acromatopsia, opacidades del cuerpo vítreo o cicatrices maculares. Se caracteriza por reducción significativa de la visión, puede haber estrabismo adquirido y se trata de un nistagmo pendular.

  • N. Congénito: Puede ser congénito o adquirido precozmente (en los tres primeros meses de vida). En este caso el nistagmo no disminuye en la fijación, sino que se exacerba.
Muy interesante:
Conjuntivitis: Tipos

La oscilación es generalmente horizontal, y la intensidad cambia con la posición de mirada (generalmente menor en la mirada de cerca que en la de lejos). En este caso, existen cambios constantes entre nistagmo pendular y a resorte.

  • N. Latente: Congénito o adquirido precozmente, siempre va asociado a estrabismo congénito, se manifiesta solamente al tapar espontáneamente un ojo en el cambio de fijación.

La dirección de la oscilación cambia con los cambios de fijación. El nistagmo aparece en forma de resorte, tiene oscilaciones a la derecha cuando se mira a la derecha y oscilaciones a la izquierda en la mirada hacia la izquierda.

  • N. De fijación: El comienzo es adquirido. Aparece en las afecciones del tronco del encéfalo o del cerebelo, debidas a accidentes vasculares, esclerosis múltiple, traumatismos o tumores. El tipo es pendular u otras formas anormales de oscilación.
  • N. De mirada parética: Es adquirido, aparece en los mismos casos que el nistagmo de fijación, pero en este caso se manifiesta en forma de resorte. Este tipo es especialmente aparente al comienzo de una parálisis de un músculo ocular cuando el paciente intenta utilizar el músculo que se está paralizando.

Nistagmo: Etiología

La etiología y la patogénesis no están claras. Es también un fenómeno fisiológico que puede desencadenarse al mirar objetos que pasan por delante rápidamente, como cuando se mira desde un tren en movimiento (N. optocinético).

Tratamiento:

En el caso de que el nistagmo pueda ser bloqueado en convergencia se pueden prescribrir prismas de base externa.

En casos especiales, como cuando el paciente adopta posiciones de la cabeza para compensarlo, puede estar indicado realizar una operación de Kestanbaum.

Muy interesante:
Ojo Vago: Detección y tratamiento

Esta técnica consiste en efectuar un desplazamiento paralelo de los músculos oculares horizontales, de tal forma que se debilite la acción de los músculos que están contraídos en la posición compensadora de la cabeza y se refuerce la de los que están relajados en esa postura.