Neuritis óptica: Definición

El término neuritis óptica se utiliza para definir una neuropatía óptica idiopática o desmielinizante aguda.

La asociada con esclerosis múltiple, es comúnmente considerada “típica”, aunque veremos que lo que es típico en alguna parte del mundo, puede no serlo en otra. También es importante reconocer que, si bien la desmielinización es una de las características tanto en esclerosis múltiple como en neuromielitis óptica, hay otras características como la pérdida de axones en ambas patologías y daño astrocitico en la neuromielitis óptica.

La supuesta patofisiología de la neuritis óptica es inflamación y desmielinización del nervio óptico. Aunque muchos estudios han demostrado que la desmielinización inflamatoria es la característica distintiva de la esclerosis múltiple; después del episodio agudo, el daño axonal lleva a la pérdida de axones y a veces a un deterioro neurológico irreversible.

Neuritis óptica: Desarrollo

La incidencia es más alta en poblaciones ubicadas en latitudes más altas (norte de Estados Unidos y Europa, Nueva Zelanda y sur de Australia). Es más común en poblaciones de origen caucásico y poco común en población de raza negra. En Asia es proporcionalmente más común en relación a la incidencia de esclerosis múltiple en Estados Unidos y Europa occidental. Es poco frecuente en Sudamérica y en la región mediterránea.

Neuritis óptica: Tipos

1. Neuritis retrobulbar: apariencia de disco normal.

2. Papilitis: disco óptico inflamado.

3. Perineuritis: compromiso de la vaina del nervio óptico más que el parenquima en sí. El disco óptico puede estar inflamado o no.

4. Neurorretinitis: Edema del disco óptico y exudados maculares en forma de estrella.

Muy interesante:
Gafas deportivas: Tipos

Es la causa más común de neuropatía óptica aguda en pacientes jóvenes. En la mayoría de los casos, la visión se recupera espontáneamente, aunque la administración intravenosa de esteroides puede acelerar el proceso.

Existe una asociación entre neuritis óptica y esclerosis múltiple y la resonancia magnética en línea de base aporta importante información para pronosticar la esclerosis múltiple.

Normalmente,  puede diagnosticarse clínicamente, sin necesidad de análisis de laboratorio o análisis de líquido encefaloraquídeo. No obstante una atípica puede requerir otros estudios para descartar causas secundarias.

En pacientes con neuritis óptica bilateral o que no se recuperan y pacientes con mielitis trasversa debe considerarse la realización de un test de anticuerpos de neuromielitis óptica. El tratamiento y pronóstico de esclerosis múltiple y neuromielitis óptica son distintos.

One Response

  1. Mar 14 abril, 2016