Nervio óptico: Patologías

nervio optico

Nervio óptico, estructura que se extiende desde la parte posterior del globo ocular hasta el quiasma óptico. Está compuesto por aproximadamente 1.2 millones de fibras.

Está rodeado por las meninges y su aporte sanguíneo procede de la arteria oftálmica. Cualquier inflamación, compresión u obstrucción del aporte sanguíneo al nervio óptico producirá una disminución de la visión ipsilateral.

Las causas más frecuentes de pérdida repentina de visión por afectación del nervio óptico son: neuropatía óptica isquémica anterior (alteración vascular) y neuritis óptica (alteracion inflamatoria)

Nervio óptico patológico: Neuropatía óptica isquémica anterior (NOIA)

Es una de las principales causas de pérdida repentina de visión en personas de 45 a 75 años de edad. Se define como un infarto a nivel de la porción laminar o prelaminar del nervio óptico y está producido por una oclusión de las arterias ciliares posteriores cortas.

Existen dos tipos:

  • No arteritica: las causas más frecuentes de la oclusión son hipertensión arterial, diabetes, colesterol o hipotensión arterial nocturna, y se da con más frecuencia en pacientes entre los 45 y 65 años de edad.

Presentación clínica: La pérdida de visión aparece de forma repentina, monocular y generalmente indolora. El grado de pérdida es variable, aunque en ningún caso suele ser completo. Defecto de campo altitudinal que afecta con más frecuencia al campo inferior. Defecto pupilar aferente relativo. Oftalmoscópicamente se observa un nervio pálido, inflamado y posiblemente hiperémico.

Tratamiento: Parece ser que diversos estudios demuestran que ni la administración de esteroides ni la descompresión quirúrgica mejoran la condición. Es de suma importancia el control y el tratamiento de las condiciones subyacentes desencadenantes de la NOIA con el objetivo de evitar la afectación del otro ojo.

  • Arterítica: Está asociada a la arteritis de las células gigantes, también conocida como arteritis temporal, es una vasculitis idiopática en la que se produce una inflamación y destrucción del tejido elástico de la túnica media de las arterias.
Muy interesante:
Glaucoma Ocular: Síntomas

Esta enfermedad afecta típicamente a ancianos y tiene predilección por las arterias de calibre grande o mediano, en especial por la arteria temporal superficial, la oftálmica y las ciliares posteriores cortas. También afecta a arterias de otros órganos como el corazón, riñón e hígado.

La afectación de las arterias ciliares posteriores cortas puede llegar a producir una oclusión de las mismas dando lugar a una neuropatía óptica isquémica anterior. Sin embargo, debido a la destrucción de otras arterias estos pacientes presentarán una seria de características como son las siguientes:

– Cefaleas, localizadas en las regiones frontal, occipital o temporal.

– Sensibilidad dolorosa en el cuero cabelludo.

– Claudicación mandibular.

– Pérdida de peso, malestar general, fiebre, depresión.

– Dolor y debilidad muscular.

– Arteria temporal inflamada y con elevada sensibilidad.

Presentación clínica: afecta aproximadamente al 25% de los pacientes con arteritis de las céculas gigantes. Las características son:

– Perdida de visión repentina dolorosa, monocular y severa, llegando a agudeza visual a niveles de movimiento de manos o percepción de luz.

– Defecto pupilar aferente relativo.

Nervio óptico pálido y edematoso en los primeros estadios. Al cabo de 1.2 meses el edema se resuelve quedando la papila atrófica.

Tratamiento: administración de corticoides, no con el objetivo de restablecer la visión sino para proteger al ojo sano, ya que el paciente tiene una elevada probabilidad de sufrir un episodio similar en el ojo contralateral.

Nervio óptico patológico: Neuritis óptica

Es una enfermedad inflamatoria o desmielinizante del nervio. Según la porción de nervio óptico afectado, la neuritis se puede dividir en tres tipos:

  • Papilitis o neuritis óptica anterior: afectación de la porción intraocular de nervio. Oftalmoscópicamente se observa un edema papila.
Muy interesante:
Quistes conjuntivales: Tratamiento

En algunos casos también pueden existir hemorragias en papila o peripapilares.

  • Neuritis retrobulbar: se caracteriza por un aspecto normal de la cabeza del nervio óptico.
  • Neuroretinitis: en este caso tanto la cabeza como la retina adyacente están afectados. Este es el tipo menos frecuente y no suele estar asociado a desmielinización.

Etiología:

La causa más común es la esclerosis múltiple, entre 25 y 60% de los casos. Es un trastorno de la desmielinización autoinmune del sistema nervioso central que afecta especialmente a mujeres jóvenes (21 a 40 años). Esta desmielinización afecta también al nervio óptico, como parte del SNC.

Existen otras causas como infecciones virales o bacterianas, otras enfermedades desmielinizantes, deficiencias vitamínicas….

– Características clínicas:

Se presenta con una pérdida de visión monocular, con dolor asociado a los movimientos oculares (especialmente movimiento de elevación). El grado de pérdida puede variar según el caso pudiendo llegar a niveles de percepción de luz, aunque suele ser moderado y tiende a recuperarse en un periodo de 2 a 6 semanas.

Además presentarán un escotoma central o cecocentral, alteración en la incisión de los colores y defecto pupilar aferente relativo.

El pronóstico es excelente en aproximadamente el 75% de los casos, en los que la agudeza visual se recupera hasta unos niveles de o,6 o mejor, sin embargo en aquellos casos de episodios repetidos, la AV irá disminuyendo de forma acumulativa.

2 Comentarios

  1. María Marín M. 26 julio, 2018
  2. María Marín M. 26 julio, 2018

Deja un comentario