Miastenia gravis: Signos y tratamiento

Miastenia gravis

Miastenia gravis es una enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica caracterizada por grados variables de debilidad de los músculos esqueléticos voluntarios del cuerpo.

Se inicia con un cuadro insidioso de pérdida de fuerzas que desaparece con el descanso y reaparece al iniciar otra vez el ejercicio.

Se ven afectados músculos como los que controlan el movimiento de los ojos y párpados, la expresión facial, la masticación, el habla y la deglución.

También se ven afectados, aunque más tardiamente, los músculos que controlan la respiración, los movimientos del cuello y de las extremidades.

Miastenia gravis: Signos y síntomas

  • Cansancio agudo.
  • Ptosis unilateral o bilateral.
  • Visión borrosa y diplopia, por paresia del músculo ocular externo. Movimientos sacádicos.
  • Dificultad para hablar, masticar, tragar y respirar.
  • Dificultad para fijar la mirada.

La miastenia gravis no tiene cura, pero los síntomas pueden remitirse en períodos prolongados con tratamiento farmacológico (corticosteroides y azatioprina e inhibidores de la acetilcolisterasa) dirigidos a mejorar la comunicación entre el nervio y el músculo.

También se puede realizar una plasmaféresis, que es una técnica para eliminar del plasma los anticuerpos causantes del problema y reemplazarlo por plasma de donantes sanos o por último, se puede recurrir a una timectomía, que consiste en eliminar el timo quirúrgicamente.

  • Además, para disminuir los síntomas oculares se puede intentar lo siguiente:

– La oclusión de un ojo con parches oculares o lentes de contacto opacas para eliminar la diplopia, pero reducen el campo visual.

– Prismas para corregir la diplopia, pero debido a la naturaleza variable del alineamiento de los ejes visuales, este sistema es de relativa eficacia en la miastenia gravis.

Muy interesante:
Desprendimiento de retina: Dudas

– La cirugía del músculo, pero sólo es útil si el estrabismo es fijo.