Metamorfopsia: Definición

Metamorfopsia

Metamorfopsia o distorsión visual es un síntoma exclusivo de una alteración de los trastornos que afectan a la mácula, ya que se deben al desplazamiento relativo de los fotorreceptores maculares.

Esto altera la representación macular de los objetos en el campo visual central. Por este mismo mecanismo pueden producirse alteraciones del tamaño de los objetos y en la agudeza visual.

La metamofopsia puede deberse a una formación de una tenue fibrosis o a un edema macular de cualquier origen.

Es fácil de detectar con una rejilla de Amsler: situada a 30 cm del paciente, con la refracción adecuada y de forma monocular.

Típicamente existe distorsión y emborronamiento en la rejilla sobretodo en el sitio que corresponde a la lesión macular.

Metamorfopsia: Causas

  • El sujeto lo detecta porque las lineas rectas se ven como torcidas y deformes.
  • Se da con frecuencia en alteraciones de coroides y retina (principalmente en la mácula).
  • Puede estar relacionado también con delirios febriles, epilepsias y esquizofenias.

Se puede diagnosticar mediante el Test de Amsler, aunque después habrá que verificarlo mediante una retinografía o una OCT.

Lo más aconsejable es comprobarlo con una OCT ya que con este instrumento óptico, el oftalmólogo consigue información del interior de la retina.

Metamorfopsia: Tratamiento

Una vez que se ha detectado, es muy complicado lograr una solución óptima ya que en ese momento, la retina ya se encuentra dañada. Mediante vitaminas, se puede lograr parar su evolución o por lo menos disminuirla. Y su tratamiento mediante láser o cirugía es sumamente complicado y con unos resultados desastrosos.

Su único tratamiento con un resultado tan bueno como para tener esperanza, se encuentra en la prevención. Cualquier patotología o degeneración que se produce en la retina, si se diagnostica a tiempo, se puede parar o por lo menos disminuir la velocidad con la que se desarrolla.

Muy interesante:
Dmae Húmeda: Causas y prevención
metamorfopsia
Metamorfopsia extrema por un daño macular.

Todas las enfermedades que actúan sobre la retina deben de ser diagnosticadas antes de que afecten a la visión y de ahí, la importancia de revisarse los ojos al menos una vez al año.
La terapia de los pacientes se basa en la forma subyacente de metamorpopsia. Las causas psicológicas se tratan a través de diversos enfoques terapéuticos.

La medicación se utilizan para combatir el miedo a la percepción distorsionada, mientras que las nuevas interpretaciones del entorno percibido se aprenden en el contexto de las terapias psicoterapéuticas. Si las enfermedades oculares están asociadas con el trastorno de la visión, su oftalmólogo las tratará con medicamentos o cirugía.

La metamorfopsia causadas por el daño cerebral neuronal difícilmente pueden ser tratadas. El cerebro altamente especializado generalmente es incapaz de recuperarse completamente del daño.

  • Metamorfopsia: Forma

La medicina moderna conoce varias formas diferentes de metamorfopsia, que el oftalmólogo debe diagnosticar y diferenciar mediante una anamnesis precisa. Las siguientes percepciones erróneas se diagnostican:

  • Micropsie (“mikros” griego para “pequeño”): En el medio ambiente se percibe de manera más pequeña.
  • Macropsia (“macros” para “grande”): El entorno se percibe como ampliado.
  • Dysmorphopsia: Hace que el ambiente parezca distorsionado
  • Teleopsia: Los objetos y las formas aparecen distorsionadas a cierta distancia.
  • Pelopsia: Los objetos son percibidos como “acercándose”.
  • Cromatopsia: Los objetos o el medio ambiente se perciben de forma diferente en cuanto al color.
  • Kineteopia: La percepción de objetos en movimiento es perturbada
  • Fenómeno Corona: Percepción de bordes coloreados en los objetos.

¿Cómo diagnósticar metamorfopsia?

El diagnóstico exacto se realiza mediante una anamnesia exacta con diagnóstico diferencial. La llamada “Test de Amsler” es la herramienta estándar del diagnóstico moderno de metamorfosis.

Muy interesante:
Papilitis: Signos

Esta prueba rápida e indolora se utiliza, entre otras cosas, para la detección precoz de enfermedades maculares, en particular la degeneración macular, que está muy extendida a cierta edad. En el marco de la prueba, que también se puede realizar en casa para el primer autodiagnóstico, el paciente observa una celosía uniforme.

En el siguiente paso, se oculta un ojo. El otro fija un punto negro en el centro de la cuadrícula. Ahora es importante prestar atención a si todas las líneas de la red son rectas o borrosas, desenfocadas y/o distorsionadas en ciertas áreas. En este caso, se debe consultar a un oftalmólogo. Al mismo tiempo, los exámenes oftalmológicos, neurológicos y psiquiátricos deben ser realizados por otros especialistas.

One Response

  1. José Luis Perna 27 enero, 2018