Medicamentos oftálmicos: Efectos sistémicos

Medicamentos oftálmicos

La administración de medicamentos oftálmicos pueden producir efectos locales y sistémicos indeseables. Los fármacos más utilizados son el grupo de los midriáticos y ciclopléjicos, los antiglaucomatosos, los anestésicos y los antibióticos.

Medicamentos oftálmicos: Midriáticos y ciclopléjicos

  • Atropina. Su acción es lenta pero muy duradera. Actúa sobre la acomodación por parálisis del músculo ciliar y además reduce la permeabilidad de los vasos del iris y del cuerpo ciliar.

Con frecuencia produce reacciones de hipersensibilidad y puede producir intoxicación atropínica caracterizada por postración, vómitos, hipertermia, hiperemia, taquicardia, sequedad de mucosas y de piel. Es letal para los niños en dosis por encima de los 10 mg.

  • Ciclopentolato. Su efecto es más breve que el de la atropina. Sus reacciones adversas se deben a alteraciones en el sistema nervioso central: alucinaciones, alteración de la motricidad, alteraciones de la palabra, desorientación, excitabilidad, somnolencia, etc.

Estas alteraciones son frecuentes pero no suelen revestir gravedad.

  • Fenilefrina. Se utiliza como midriático, se utiliza poco por sus efectos secundarios. Produce taquicardia, elevación de la presión arterial, que en algunos casos ha desencadenado infartos de miocardio.

Es efectivo con dosis muy bajas.

  • Tropicamida. Se utiliza como eficaz sustituto de la Fenilefrina, puede producir por absorción sistémica inquietud, taquicardia y sequedad de boca.
  • Homatropina. A nivel local puede producir irritación ocular y fotofobia. A nivel sistémico puede producir efectos anticolinérgicos: inquietud, alucinaciones, somnolencia, debilidad, confusión mental, fiebre, rubor erupciones.

Medicamentos oftálmicos antiglaucomatosos:

Los más importantes de estos medicamentos son:

  1. Mióticos.
  2. Alpha-adrenérgicos.
  3. Beta-bloqueantes.
  4. Inhibidores de la anhidrasa carbónica.
  5. Derivados de las prostaglandinas.
  • Mióticos. El más representativo es la pilocarpina (colicursi pilocarpina, isopto carpina), facilita el drenaje del humor acuoso a través de la malla trabecular.
Muy interesante:
Protrusión ocular infantil

Su utilización por vía tópica produce reacciones de hipersensibilidad (conjuntivitis alérgica). Por vía sistémica puede producir intoxicación pilocarpínica: náuseas, vómitos, trastornos gastrointestinales, sudoración profusa.

  • Alpha-adrenérgicos. El más utilizado es la epinefrina (Diopine). Puede producir: taquicardias, arritmias, hipertensión arterial, etc., pero sobre todo produce efectos de intolerancia local: hiperemia, irritación, sensación de cuerpo extraño, depósitos en la conjuntiva y en la cornea.

En los pacientes afáquicos existe el riesgo de inducir un grave edema macular hasta en el 30% de los usuarios.

Otros alpha adrenérgicos: apraclonidina (Iopimax), brimonidina (Alphagan, combinan), clonidina (Isoglaucon).

  • Beta-bloqueantes. Es el grupo más utilizado en la actualidad, betaxolol (Betaxolol alcon, Betoptic suspensión), carteolol (Arteoptic oftálmico, Elebloc, Mikelan oftálmico), levobunolol (Betagan), timolol (Combinan, Cosopt, Cusimolol, Duotrav, Ganfort, Nyolol, Timabak, Timoftol, Timogel, Xalacon).

Se ha descrito gran variedad de efectos adversos, en su mayoría debidos a una acción sistémica, ya que el 80% de cualquier fármaco que se instile en la conjuntiva pasa al conducto nasolagrimal y de allí pasa a la sangre, a una velocidad que ha sido comparada con la vía intravenosa, por lo que se alcanzan concentraciones plasmáticas importantes.

– Hay que tener especial cuidado con:

  • Enfermos con patologías cardiovasculares, cerebrovasculares o vasculares periféricas: No deben usarse en insuficiencia cardiaca congestiva, síndrome sinusal, o bradicardia.

Los beta-bloqueantes agravan la sintomatología de hipotensión ortostática, insuficiencia cerebro vascular, o insuficiencia vascular periférica.

  • Enfermos del sistema respiratorio: no deben utilizarse en pacientes con enfermedad broncoespástica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Diagnosticados de hipertiroidismo, diabetes mellitus o miastenia gravis: No deben ser utilizados ya que pueden descontrolar la patología de base.
  • Inhibidores de la anhidrasa carbónica. Por vía sistémica actúan disminuyendo la producción de humor acuoso. N o suelen emplearse como medicación única, se usan como coadyuvantes de la medicación tópica.
Muy interesante:
Parásitos en las pestañas

Los efectos adversos relacionados con su uso: parestesias, anorexia, alteraciones gastrointestinales, erupciones cutáneas, cefaleas y sobre todo mayor predisposición a los cólicos renales.
Los más conocidos son: brinzolamida (Azopt), dorzolamida (Cosopt, Trusopt).

Derivados de las prostaglandinas. Los más conocidos son: bimatoprost (Ganfort, Lumigan), latanoprost (Xalacon, Xalatan), travoprost (Duotrav, Travatan).
Pueden inducir hiperpigmentación además de otros efectos secundarios.

Medicamentos oftálmicos: Anestésicos tópicos

Se utilizan en forma de colirios o infiltraciones, instilados tópicamente deshidratan y destruyen las células del epitelio corneal, induciendo la formación de ulceras corneales. También pueden producir efectos sistémicos. Las reacciones tóxicas se producen a nivel del sistema nervioso central (temblores, convulsiones), también se puede producir un colapso cardiovascular.

Anestésicos locales: oxibuprocaína: Colicursí anestésico, Colicursí fluotest, Prescaína llorens.

Antibióticos tópicos:

Su nivel en conjuntiva decrece rápidamente por lo que deben emplearse con mucha frecuencia (cada 4 horas) sobre todo en las fases iniciales del tratamiento. Crean resistencia por lo tanto debe mantenerse el tratamiento 7 u 8 días aunque haya cedido el cuadro. Desencadenan reacciones de hipersensibilidad (dermatitis de contacto).

Alteran la flora normal de la conjuntiva, especialmente si se utilizan asociados a corticoides. Infrecuentemente en uso tópico pueden producir neuritis periféricas y alteraciones hemáticas.
Los antibióticos pertenecen al grupo de medicamentos oftálmicos antiinfecciosos.

Oftalmologicos antiinfecciosos:

  • Antibióticos: cloranfenicol: Cloram Hemidex Llorens, Cloram Zinc Llorens, Colicursí cloranfenicol, Colicursí de icol, Colicursí medrivas antibiótico, Oftalmolosa Cusí blefarida (gel), Oftalmolosa Cusí de icol (gel), Iosa Cusí cloranfenicol (gel), Oftalmolosa Cusí de icol (gel).
  • Clortetraciclina: Colicursí aureomicina, Oftalmolosa Cusí Aureomicina (gel).
  • Eritromicina: Oftalmolosa Cusí eritromicina (gel).
  • Acido Fusídico: Fucithalmic (gel).
  • Gentamicina: Colicursí gentadexa, Colicursí gentamicina, Flugen, Flugen (gel), Oftalmolosa Cusí gentamicina (gel), Pomada Óculos epitelizante (gel).
  • Neomicina: Colírio Llorens neodexa, Coliriocilina prednisona, Fludronef Oftálmico (gel), Liquipom Dexa antibiótico, Maxitrol, Oftalmolosa Cusí prednisona neomicina (gel), Oftalmowell, Poly Pred, Tivitis Llorens.
  • Oxitetraciclina: (Terra Cortril ótico oftálmico (gel), Terramicina oftálmica (gel).
  • Tobramicina: (Ocubrax, Tobrabact, Tobradex, Tobrex, Tobrex (gel).
  • Sulfamidas: sulfacetamida: Celestone S coloide.
  • Antivirales: aciclovir: Zovirax oftálmico (gel).
  • Ganciclovir: Virgan.
Muy interesante:
Petequia: Definición

Medicamentos oftálmicos antiinflamatorios:

  1. Corticosteróides solos.
  2. Corticosteróides y midriaticos.
  3. No esteroideos.
  • Corticosteróides:

Se usan muy frecuentemente tanto por vía tópica como sistémica por ambas vías producen alteraciones oculares y generales:

1. Efectos inmunodepresores: favorecen las infecciones de todo tipo, bacterianas, por hongos, por virus sobre todo el virus del herpes facilitando la recidiva y la extensión de las lesiones herpéticas pues deprime la inmunidad celular estimulando la replicación viral.

2. Disminuye la cicatrización.

3. Cefaleas. Puede producir hipertensión intracraneal benigna con edema de papila bilateral.

4. Midriasis. No se conoce bien su mecanismo, a tener en cuenta en tratamientos monolaterales ya que puede producir anisocoria.

5. Glaucoma cortisonico.

6. Cataratas subcapsulares posteriores. Son bilaterales y están más relacionadas con la administración sistémica de corticoides.

– Corticosteroides: dexametasona: Cloram hemidex Llorens, Colicursí e icol, Colicursí dexametasona, Oftalmolosa Cusí dexametasona (gel), Colicursí gentadexa, Colirio Llorens hemidexa antihistamínico, Colirio Llorens neodexa, Liquipom dexa antibiótico, Maxidex, Maxitrol, Oftalmolosa Cusí de icol (gel), Tobradex, Vasodexa lorens.

– Hidrocortisona: Oftalmolosa Cusí hidrocortisona (gel), Terra Cortril ótico oftálmico (gel).

– Prednisolona: Poly pred, Pred forte

– Rimexolona: Vexol.

  • Medicamentos oftálmicos: Corticosteroides y midriáticos:

– Clorfenamina y dexanetasona: Colirio Llorens hemidexa antihistamínico

– Tetrizolina y dexametasona: Vasodexa Llorens

– Tetrizolina y fluorometalona: Colirio Llorens fluorvas

– Tetrizolina y medoxiprogesterona: Colicursí medrivas.

  • Antiinflamatorios no esteroideos:

– Diclofenaco: Diclofenaco oftal Lepori, Ocubrax, Voltaren colirio.

– Ketorolaco: Acular, Acular Gervasi.

– Pranoprofeno: Oftalar.

  •  Medicamentos oftámicos antiinflamatorios y antiinfeccionos:

– Fluorometolona: Colirio Llorens fluorvas, Fluyen, Fluyen (gel), FML, FML Forte, Isopto flucon.