Lentes ICL: Lente de Contacto Implantable

lentes ICL

Las lentes ICL que se ponen dentro del ojo, con el cristalino transparente, sirven para corregir defectos refractivos como la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

De este modo se intentan corregir los defectos visuales para no llevar mas gafas, se realiza una intervención quirúrgica, se hace una incisión de 3mm en la cornea para poder poner la lente, normalmente se pone por delante del cristalino, pero también se puede poner en la cámara anterior, sobre el iris, esta opción no es tan estética, ya que la lente se ve dentro del ojo.

Lentes ICL: Recomendaciones

Esta indicada sobre todo en personas que tengan miopías o hipermetropías altas que quieran operarse de cirugía refractiva con LASIK, ya que a veces con el láser no se puede corregir todo el defecto refractivo, ya que se necesita un mínimo de espesor corneal, entonces con estas lentes podríamos solucionar su problema, siempre y cuando la graduación de las lentes ICL lleguen a corregir su problema.

Lentes ICL: Operación

Actualmente se está estudiando la seguridad de estas lentes después de varios años de ser implantadas. Los riesgos principales incluyen un aumento transitorio de la presión ocular y formación de opacidades en el cristalino. Estas complicaciones ocurren en un 4.8% y 2.5% de los casos respectivamente.

Para poderse operar, primero lo examinara el oftalmólogo para asegurarse que no hay ningún riesgo, enfermedad o condición que lo impidan, se realizara por tanto un examen bajo dilatación pupilar, para verificar el grado todo el defecto refractivo y para examinar el fondo del ojo.

Muy interesante:
Cirugía láser ocular: Características y Tipos

Para evitar que la presión aumente después del implante, se realizan unos pequeños orificios (iridotomias) en el iris con láser YAG, se pueden hacer también en el quirófano durante la cirugía.

Tanto las iridotomías como el implante de las lentes ICL se realizan con anestesia tópica (gotas de anestésico) y en la mayoría de casos no requiere inyecciones de anestesia ni anestesia general. El paciente está despierto durante el procedimiento pero con sus ojos anestesiados. Esto quiere decir que no siente nada en sus ojos no hay molestia ni dolor.

El procedimiento tiene una duración aproximada de 15 minutos por cada ojo. Una vez terminado el procedimiento usted podrá ir a su casa sin necesidad de hospitalización.

El resultado de la cirugía depende principalmente de la visión con gafas o lentes de contacto que se tenga antes de la cirugía. En general puede esperarse que la visión sin gafas después de la cirugía sea similar e inclusive mejor que la visión que se tenía con gafas o lentes de contacto previo al procedimiento. Esta visión por lo general se alcanza 7 días después de la cirugía.

En algunas ocasiones (2.5% de los casos) puede producirse una catarata (opacificación del cristalino) tras el implante de las lentes ICL. En estos casos se hace necesario hacer una intervención de cirugía de catarata, por facoemulsificación e implantar un lente intraocular de un diseño diferente.