Glaucoma primario de ángulo abierto

Glaucoma primario de ángulo abierto

Glaucoma primario de ángulo abierto provoca una neuropatía óptica que causa pérdida progresiva de campo visual en los treinta grados centrales.
Aunque se puede apreciar una mínima pérdida central, la agudeza visual suele estar conservada en los estadios más precoces.

Debido a la ausencia de síntomas en las etapas iniciales, el diagnóstico del Glaucoma primario de ángulo abierto requiere un exhaustivo examen visual que incluya:

  1. Preguntas sobre antecedentes familiares.
  2. Anotación de la raza del paciente.
  3. Refracción.
  4. Medida de presión intraocular relacionada con paquimetría.
  5. Gonioscopía.
  6. Observación estereoscópica de la papila.

Se produce un proceso de apoptosis de las células ganglionares de la retina. Teorías recientes hablan también de autofagia de las ganglionares.

Glaucoma primario de ángulo abierto: Síntomas

Existe una asociación a determinados factores como la raza (más frecuente en negros), la refracción (más frecuentemente miopes) y la presión intraocular (más riesgo por encima de 21 mm/Hg).

Es asintomático hasta fases avanzadas.

La sensación de pérdida de campo visual se manifiestan ocasionalmente en la lectura, cuando los escotomas de ambos ojos se solapan.

Por otro lado la sensación de visión en túnel no se presenta hasta estadios tardíos de la enfermedad.

El islote temporal de campo visual es la última zona en verse afectada.

Glaucoma abierto: Sígnos

  1. Asimetría papilar
  2. Aumento de excavación papilar
  3. Defecto de campo visual
  4. Defecto en la capa de fibras nerviosas
  5. Hemorragia papilar
  6. Presión intraocular elevada
  7. Presión intraocular fluctuante

Tratamiento:

Hasta hoy, el único tratamiento que ha demostrado eficacia para detener el daño al nervio óptico es la reducción de la presión intraocular con fármacos como los análogos de prostaglandinas o los betabloqueantes. Frecuentemente se proporcionan combinaciones de fármacos de distintas familias.

Muy interesante:
Síndromes alfabéticos: Tipos
presión alta ocular
Evaluación de un Glaucoma primario de ángulo abierto.

Dado que el daño al nervio óptico, las pérdidas de campo visual y la presión intraocular elevada no están presentes en todos los pacientes glaucomatosos, el tratamiento debe ser elegido de forma individual.

Los planteamientos más recientes implican determinar exactamente la velocidad de progresión para cada ojo y relacionarla con la edad en el momento del diagnóstico. Este razonamiento cambia el manejo, de forma que algunos pacientes no requerirán tratamiento, mientras que obliga a tratar a otros de forma más agresiva de lo que se hacía hasta ahora.

En la mayoría de los pacientes la reducción de la presión intraocular se consigue con fármacos como los análogos de las prostaglandinas o los betabloqueantes, pero una parte requiere además, tratamientos como la trabeculoplastia con laser argón o la trabeculectomía penetrante o lamelar.

  • Procedimientos:

Campimetría automatizada
Gonioscopía
Lente de +90 dp
Medida de la presión intraocular (PIO)
Paquimetría
Tomografía de coherencia óptica (OCT)

  • Condiciones asociadas:

Asma
Fallo cardiaco congestivo
Hipotensión arterial
Litiasis renal

  • Síntomas del Glaucoma primario de ángulo abierto:

El glaucoma se refiere a un grupo de trastornos oculares que generalmente tienen pocos síntomas iniciales y provocan daños en el nervio óptico.

En la mayoría de los casos, están asociados a una presión más alta de lo normal, lo que se conoce como hipertensión ocular. Primero hace perder la visión periférica y después sino se remedia, puede ocasionar hasta ceguera.

Tipos de glaucoma:

El más común es el de ángulo abierto. Afecta a unos 2,2 millones de personas solo en Estados Unidos y se espera que ese número aumente a 3,3 millones en en 2020 debido sobre todo al envejecimiento de la población.

Muy interesante:
Nistagmo: Causas y definición

Además, estudios realizados han mostrado que el glaucoma es 3 veces más frecuente entre afroamericanos y latinos, en comparación con los blancos. Y también sugieren que la ceguera se da unas 6 veces más entre estas razas.

A nivel mundial, es la segunda causa de ceguera detrás de las cataratas, según la Organización Mundial de la Salud.

Síntomas del Glaucoma primario de ángulo abierto:

A menudo se llama el “ladrón silencioso de la vista”, porque los diferentes tipos de glaucoma no causan dolor y no producen ningún síntoma hasta producir una perdida de visión notable.

Por esta razón, la mayoría de las veces progresa sin ser detectado hasta que el nervio óptico se ha dañado irreversiblemente, dando grados variables de perdida de visión permanente.

Cuando es de ángulo cerrado, produce síntomas como visión borrosa, halos alrededor de las luces, dolor en los ojos, náuseas y vómitos.

Si tiene estos síntomas, asegúrese de ver a un profesional de la visión  inmediatamente para tomar las medidas necesarias y así prevenir una posible perdida de visión.

En la mayoría de los casos que evolucionan hasta la ceguera son debidos al glaucoma primario de ángulo abierto. Como no tiene síntomas, es el más difícil de diagnosticar.

La única herramienta eficaz para diagnosticar los diferentes tipos de glaucoma es una revisión anual.

Glaucoma de ángulo abierto

Glaucoma crónico simple:

Es conocido como glaucoma primario de ángulo abierto. Antes se definía como una patología crónica bilateral que cursa con una presión intraocular elevada.

En la actualidad se define como una neuropatía óptica progresiva, más frecuente en adultos, que responde a una serie de factores de riesgo, entre los cuales encontramos un aumento de la presión, pero no es el único.

  • Epidemiología:
Muy interesante:
Hipoplasia del nervio óptico

Es el tipo de glaucoma más frecuente. Representa el 65% de los casos.

Su incidencia depende de la edad, de la raza y de los antecedentes familiares. Es más frecuente entre los miopes y los diabéticos.

  • Etiopatogenia:

En la actualidad existen dos teorías: La mecánica y la vascular.

La teoría mecánica presupone que al tener una presión alta, los axones son comprimidos eliminando el flujo axoplasmótico y la llegada de factores neurotróficos desde el SNC.

La teoría vascular mantiene a la elevación de la PIO como la causa de la interrupción de la irrigación arterial, por lo que provocaría un daño axonal.

Clínica:

  • PIO elevada por encima de la normalidad.
  • Tamaño de la cámara anterior correcta.
  • Defecto en el CV y evidencia de una perdida axonal en la papila óptica.

Según la OMS, la PIO se clasifica como:

  • Inferior a 21mm HG: Probablemente normal.
  • De 21 a 25: Sospechoso.
  • Mayor de 25: Probablemente patológico.

Además, la PIO debe de ser parecida en ambos ojos. Una asimetría marcada puede indicar glaucoma.

En caso de sospecha, se debe de explorar el campo visual.

Esta patología casi nunca produce dolor, progresa muy lentamente y siempre se conserva una buena visión central, por lo que suele pasar desapercibida.

Por último es muy importante evaluar la papila para detectar un daño axonal.

La desaparición de axones de las células ganglionares es lo que causa la pérdida de Campo Visual.

Los pacientes con Glaucoma primario de ángulo abierto se diferencian por tener una gran pérdida de CV mientras que mantienen la central.

Deja un comentario