Gafas para conducir seguro

Las gafas para conducir con cristales minerales no son recomendables por que pueden astillarse, con el consiguiente riesgo de que entren pequeños fragmentos en el ojos si estalla el airbag. Según un estudio del Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre.

Tampoco son las más adecuadas para la conducción las monturas al aire, semi-al aire o metálicas muy frágiles, puesto que tienden a romperse con más facilidad con el impacto del airbag que una montura cerrada y sólida, que en la mayoría de los casos no se fractura, protegiendo los ojos.

Gafas para conducir: Seguridad

Especial precaución deben tener las personas operadas de cataratas, glaucoma o cirugía refractiva, por que en su caso los ojos tienen una mayor sensibilidad al efecto de la colisión y por ello, deben elegir como gafas para conducir las que ofrezcan elevada resistencia para evitar así lesiones oculares graves.

Y para más precaución, mantener una distancia adecuada respecto al volante también es importante a la hora de prevenir daños en los ojos en caso de accidente. Se recomienda situarse a unos 45 centímetros del volante; es decir, los brazos deben estar estirados, pero ligeramente flexionados.

Esta colocación se mantendrá siempre y el conductor no debe acercarse más aunque se sienten pasajeros en el asiento de atrás. De esta manera, el impacto del airbag en los ojos y en la cara, si se activara en cualquier colisión, será menor que si nos situamos más cerca.

Así que, si tienes graduación y coche, un óptico-optometrista puede orientarle sobre las gafas para conducir más adecuadas para ti.

Muy interesante:
Milium: Tratamiento para los quistes

Gafas para conducir con filtro solar inferior a la categoría cuatro son las recomendables y además con las  lentes de color gris, ya que respetan mejor la visión de los colores naturales.

Las gafas polarizadas evitan los reflejos más molestos del sol y previenen la fatiga ocular.

No las utilices por la noche, a excepción de las especificas para la conducción nocturna.

Si utilizas lentes de contacto, aunque pueden disponer de filtro solar, es recomendable el uso añadido de gafas para conducir.

En el caso de utilizar gafas graduadas, es necesario llevar asimismo de sol graduadas, adaptadas a las necesidades de cada uno.

Cuando se circula en motocicletas y ciclomotores, los conductores deben llevar monturas que sean lo suficientemente envolventes para impedir que las partículas de polvo u otros cuerpos extraños penetren en los ojos.

Si, a pesar de llevar gafas de sol, sufres un deslumbramiento mientras conduces, no respondas frenando bruscamente. Reduce poco a poco la velocidad hasta que se adecue a las condiciones de visibilidad.

No esperes a la renovación de tu permiso de conducir: acude a la revisión de tu vista, una vez al año.

Conducir con el sol de frente es la situación que más fatiga visual provoca a los usuarios de un vehículo, solo superada por la conducción con niebla. Las únicas gafas para conducir que disminuyen este síntoma son las polarizadas.