Gafas de prueba de Optometría

gafas de prueba

Las gafas de prueba cada vez son más usadas en el campo de la optometría ya que con ellas se consigue controlar más parámetros a la hora de graduar.

Ventajas de las gafas de prueba:

Al ser un dispositivo poco invasivo y real, ofrece un mayor control de la acomodación y de la convergencia.

A pesar de las ventajas aportadas por el foróptero, existen casos en los que el uso de las gafas de prueba en conjunción con una caja de lentes de prueba resulta altamente recomendable.

Hablamos sobre todo de aquellos casos en los que el mantenimiento de la distancia de vértice y la estabilidad del paciente delante del foróptero resulta difícil o incluso imposible, como niños, ancianos o personas con otras limitaciones de tipo físico o psíquico.

La gafa se ajusta completamente a la disposición facial del paciente independientemente de que éste realice movimientos involuntarios durante la prueba.

Las gafas de prueba no es más que una montura ajustable con tres aros para colocar lentes o accesorios.

Es importante, siempre que se use, ajustar correctamente los reglajes de la montura asegurándose el correcto centrado de los ojos del paciente sobre el aro.

Para ello se emplean los ajustes de distancia nasopupilar, de inclinación de la varilla y de altura del puente.

Se usa en conjunción con una caja de prueba que suele contener una inmensa variedad de lentes esféricas y cilíndricas de potencia positiva y negativa así como una variedad de lentes auxiliares.

Siendo muy recomendable poner la graduación final en las gafas de prueba para conocer las sensaciones del paciente cuando vaya a usar sus monturas.

Muy interesante:
IOL Master de Carl Zeiss

Deja un comentario