Información de Ópticas

Gafas bifocales: Tipos y origen

gafas de cerca lejos

Gafas bifocales se caracterizan por poseer dos zonas bien diferenciadas con las potencias requeridas por el usuario para visión de lejos y visión de cerca.

Si bien la compensación de la presbicia con gafas bifocales se ha reducido enormemente frente al empuje de las lentes progresivas, el estudio de los bifocales es interesante porque pueden modelizarse de forma sencilla y, por consiguiente, permiten entender mejor algunos de los aspectos de la adaptación a las lentes multifocales en general.

Además de este interés académico, algunos usuarios siguen prefiriendo el uso de ciertas gafas bifocales frente a las más modernas lentes progresivas, por lo que continúan siendo una opción a contemplar.

¿Quién inventó las gafas bifocales?

Como ya se ha mencionado en la introducción, su invención se adscribe a Benjamin Franklin, en 1785.

El bifocal de Franklin consistía en dos lentes cortadas aproximadamente por la mitad y montadas en una misma montura.

Obviamente, la parte inferior se utilizaba para visión de cerca, y la parte superior para visión de lejos.

El desarrollo de nuevos tipos de bifocal estuvo siempre limitado por la tecnología disponible en cada momento.

Durante prácticamente medio siglo no se registraron nuevas invenciones, hasta el bifocal de Schnaitmann patentado en 1837.

Éste consistía en una lente biconvexa para visión de cerca a la que se aplanaba la parte superior de la cara posterior para reducir potencia y generar la prescripción de lejos.

Esta configuración presentaba grandes inconvenientes, debido al formato biconvexo y al tamaño reducido de la zona de lejos.

En 1988 Agustin Morck inventó el bifocal pegado. En éste, una lentilla con la potencia de adición se adhería mediante bálsamo del Canadá en la parte inferior de la lente principal.

gafas bifocales
Las gafas progresivas fueron el inicio de las progresivas.

Esta idea evolucionó hacia los bifocales ocultos y, finalmente, a los bifocales fundidos (patentado por John Borsch en 1908), en los que una lentilla de índice de refracción superior al de la lente principal se aloja en una depresión practicada en esta última.

El conjunto se somete a una temperatura ligeramente inferior a la de reblandecido del vidrio hasta que ambos vidrios quedan fusionados.

Este tipo de lente sigue utilizándose en la actualidad.

La alternativa a las gafas bifocales fundidas son los denominados monobloque o bifocales de una sola pieza.

Como su nombre indica, están tallados en una sola pieza y normalmente la superficie frontal es discontinua, con dos zonas en las que el radio de curvatura cambia bruscamente.

Desde la idea inicial de Schnaitmann hasta los años sesenta del siglo xx, se han desarrollado una inmensa variedad de formas y tecnologías para los bifocales monobloque, aunque hoy en día sólo se oferta un número reducido de modelos, todos ellos de plástico moldeado.

Tipos de bifocal en cuanto a la forma del segmento

La forma y posición del segmento, junto con la potencia y la adición, determinan el comportamiento de la lente en relación con las características analizadas.

Podemos ver una clasificación genérica de los tipos de bifocal que se fabrican hoy en día (no pretenden cubrirse todos las formas y tamaño de segmento, sino tan solo las tipologías).

En la actualidad, todos los bifocales clásicos tienen el segmento en la cara externa, aunque recientemente se están empezando a fabricar bifocales de segmento redondo en la cara interna mediante tecnología freeform.

Lentes Bifocales de segmento redondo

Se denominan bifocales redondos.

En un monobloque, la zona del segmento presenta un radio de curvatura menor que el de la lente principal.

Este segmento no tiene escalón, ya que las dos superficies esféricas de la cara externa intersectan en la circunferencia del segmento.

Cuando la potencia de lejos es positiva, el centro óptico de cerca se encuentra entre L y S, por lo que los efectos prismáticos en la zona de lectura (ligeramente por encima de S) son despreciables.

Si la lente es negativa el efecto prismático en la zona de lectura tiene el comportamiento analizado anteriormente.

Este tipo de gafas bifocales requiere bajar considerablemente el eje visual para alcanzar el máximo campo horizontal en visión de cerca.

Estos bifocales presentan salto de imagen, que viene dado por el producto del diámetro del segmento y la adición.

Bifocal de segmento semicircular

La presencia de un borde recto implica que las zonas de lejos y cerca están separadas por un escalón, tanto mayor cuanto más alta sea la adición y el diámetro del segmento.

En general, los usuarios no desean escalones por razones estéticas.

Como contrapartida, este tipo de gafas bifocales no presenta salto de imagen, al situarse el centro del segmento en el borde del mismo.

Otra ventaja es que el campo visual horizontal en la zona de cerca es máximo nada más cruzar la línea de separación; además, el segmento puede hacerse en un diámetro mayor que el de los bifocales redondos sin invadir la zona de lejos.

En este tipo de bifocales la zona de lectura está por debajo de S.

Como consecuencia, en lentes positivas se produce en la misma un importante efecto prismático de base superior, ya que ambas lentes cooperan.

En lentes negativas el efecto prismático del segmento tiende a cancelar el de la lente principal, y el efecto prismático se reduce.

Estas lentes son, por tanto, más adecuadas para miopes a los que no les importe el factor estético.

Gafas Bifocales tipo Ultex

Estos bifocales, también de segmento redondo, deben su nombre a un bifocal americano muy popular en los años setenta.

Sus propiedades son similares a las del tipo redondos, pero el salto de imagen es mayor, y a cambio el campo horizontal de la zona de cerca también se incrementa.

Suelen adaptarse bien a hipermétropes moderados, porque para ellos la zona de lectura coincide con el centro óptico de cerca.

Bifocales de borde recto o curvo

Representan una variante del tipo semicircular, tratando de conservar sus ventajas y reduciendo ligeramente la anchura del escalón.

En estas lentes hay un salto de imagen despreciable, dado que S se encuentra muy cerca del borde del segmento.

La anchura del campo visual de cerca es también óptima, si bien este tipo de lentes no suelen fabricarse en diámetros muy grandes para evitar un escalón excesivo.

Los efectos prismáticos en la zona de lectura son muy similares a los de una lente monofocal montada para visión de lejos, ya que el segmento no aporta prácticamente efecto prismático.

Bifocal tipo franklin

El bifocal tipo Franklin hace honor al inventor de este tipo de lentes, aunque en la actualidad no se trata de dos lentes unidas, sino de una lente monobloque en la que la cara externa se divide en dos zonas de aproximadamente el mismo tamaño con una línea de separación recta.

En las gafas bifocales tipo Franklin es preferible especificar directamente el centro óptico de la zona de cerca ya que, enrealidad, cada zona se comporta como una lente independiente.

Las prestaciones ópticas de estos bifocales son muy similares a las de un monofocal, sin limitación de campo visual horizontal en visión de cerca y con efectos prismáticos muy pequeños en la zona de lectura.

Asimismo, el salto de imagen es despreciable. La única desventaja de este bifocal es que presenta el escalón más grande de todos los tipos de bifocal en uso.

Adaptación de gafas bifocales

Ya hemos revisado las ventajas e inconvenientes que se derivan de la forma y el tamaño del segmento en cuanto a los efectos prismáticos, salto de imagen y campo visual.

Estas consideraciones generales deben guiar al profesional para la selección del bifocal más adecuado a las necesidades y preferencias del usuario.

Sin embargo, queda pendiente la cuestión sobre cómo debe adaptarse el bifocal, en particular sobre los criterios ideales de alineamiento.

Alineamiento horizontal

El alineamiento horizontal debería permitir que los campos visuales de cada ojo en visión de cerca queden solapados.

Debido a la convergencia necesaria para fijar objetos cercanos, este solapamiento requiere que los segmentos estén desplazados hacia el lado nasal.

En principio, podríamos alinear las lentes bifocales de manera que los centros ópticos de lejos queden alineados con las pupilas en posición de mirada principal (visión de lejos, con ejes visuales paralelos).

El inset presente en los bifocales modernos garantizaría que los campos visuales en visión de cerca se solapen.

Sin embargo, ésta no es siempre la mejor opción.

En gafas bifocales de baja potencia la localización de L con relación al centro del segmento no es muy precisa.

Dicho de otro modo, el inset no es un parámetro demasiado repetible en lentes cuya potencia de lejos es pequeña.

Por otro lado, el inset debería depender de la distancia interpupilar del usuario y de su error refractivo.

La potencia de lejos negativa reduce la necesidad de desplazamiento nasal, mientras que la potencia positiva la incrementa.

De la misma forma, una mayor DIP requiere una mayor convergencia, y consecuentemente, un mayor inset del bifocal.

Al realizar el montaje, debemos garantizar que el centro del segmento quede desplazado hacia el lado nasal, respecto a la posición de las pupilas en visión de lejos, el valor indicado en la tabla para la DIP y la ametropía requeridas.

Los valores indicados en esta tabla son ligeramente menores que el inset que por defecto se implemente en gafas bifocales comerciales.

Alineamiento vertical

No hay una regla precisa para el posicionamiento vertical de un bifocal.

El profesional deberá valorar el tipo de bifocal y las necesidades visuales de su paciente, así como su experiencia en el uso de otros bifocales anteriores.

En general, las actividades que demandan un trabajo intenso y continuado en visión de cerca requerirán una posición más alta, mientras que aquellos usuarios que utilicen fundamentalmente la visión de lejos agradecerán un posicionamiento más bajo.

La posición de la cabeza y de los hombros debe tenerse también en cuenta.

Los usuarios que adquieren una postura con la cabeza y los hombros hacia atrás preferirán una posición del segmento más baja de lo habitual.

Lo contrario puede decirse de los usuarios con hombros caídos y cabeza inclinada hacia abajo.

La referencia más utilizada para el alineamiento vertical de un bifocal es el borde ciliar del párpado inferior.

Si vamos a adaptar un bifocal de segmento redondo, podemos alinear su borde superior con el borde ciliar, dado que la máxima amplitud de campo de cerca se alcanza en la mitad del segmento.

Las gafas bifocales de borde recto o segmento semicircular pueden montarse 2 mm por debajo del borde ciliar.

En el caso en que dicho borde ciliar queda claramente por encima o por debajo del borde inferior del limbo, deberíamos usar este último punto como referencia.

Deja tu comentario!