Filtros según la patología ocular:

filtros

Los filtros oculares eliminan ciertas zonas espectrales y transmiten la radiación sobrante.

Eliminan la radiación ultravioleta, violeta y azul de los espectros de emisión de las fuentes de luz. Este filtrado reduce el deslumbramiento originado por la dispersión de la luz a su paso por los medios oculares.

Por lo tanto, estos filtros aumentan el contrate, por lo que están muy recomendados para personas con baja visión, fotofobia, pérdida de sensibilidad al contraste, problemas de adaptación a distintos niveles de iluminación e incluso para la práctica de deportes.

Filtros: Tipos

Pueden ser polarizados y fotocromáticos.

Según la patología ocular que presente una persona, se prescribirá un tipo concreto de filtro, aunque esto está sujeto a cambio, ya que siempre probaremos los distintos filtros.

  1. DMAE, glaucoma y cataratas: ML 450, 500 ,511, 527.
  2. Retinopatía diabética: ML 511, 527.
  3. Retinosis pigmentaria: ML 550
  4. Distrofia corneal y afaquia: ML 511
  5. Albinismo y aniridia: ML 527

Filtros selectivos:

Proporcionan máxima protección UV, mediante el bloqueo de luz azul, desde los 400 nm hasta los 585nm.

Estos filtros están principalmente indicados para personas que presentan afecciones visuales: catarata, glaucoma, retinitis pigmentaria, degeneración macular, retinopatía diabética, etc.

  • ¿Qué es la luz azul?

De las 3 grandes familias de rayos luminoso emitidos por el sol (ultravioletas, rayos visibles e infrarrojos), la luz azul es la más problemática puesto que la capa de ozono detiene los rayos UV y las gotas de agua existentes en la atmósfera filtran los infrarrojos. Sin embargo no hay nada que frene la luz azul.

Esta luz azul presenta la característica de de difundirse por la atmosfera en todas las direcciones, y lo mismo ocurre cuando entra en el ojo. En vez de concentrarse en un punto de la retina, esta luz la ilumina totalmente provocando el deslumbramiento.

Muy interesante:
Exotropia infantil: Definición

En un ojo normal la molestia provocada por esta luz es mínima. Por el contrario, en ojos muy sensibles o enfermos, los contrastes se difuminan, la agudeza visual se altera, los objetos aparecen con menor intensidad y sin relieve.

Para más información sobre los filtros, acude a un profesional.

One Response

  1. Marta 17 octubre, 2014