Fatiga visual provocada por los smartphones

fatiga visual

Un estudio publicado sobre fatiga visual en “Journal of optometry and vision science” ha llegado a la conclusión de que los smartphones exigen un esfuerzo óptico significativamente diferente en términos de distancias de trabajo, ángulo de mirada y tamaño de los textos.

En su conclusión defienden que sujetarlos demasiado cerca puede aumentar la fatiga visual aumentando el defecto refractivo.

En edades tempranas ese esfuerzo óptico puede tener consecuencias para toda la vida, ya que se ha demostrado que las pantallas electrónicos de baja resolución aumenta las posibilidades de padecer miopía en un futuro próximo.

Además que el esfuerzo óptico puede dejar el sistema visual estresado, con la incapacidad de rendir ni de lejos ni de cerca, provocando un aumento de posibilidades de fracaso escolar.

La visión debe de ser la protagonista en el seguimiento de los más pequeños.

La fatiga visual designa un conjunto de molestias que manifiestan que el ojo se ha visto sometido a un esmero continuado, como pasar múltiples horas trabajando delante de un PC o bien leyendo con poca luz.

El picor, lagrimeo, sequedad o bien enrojecimiento de los ojos tras un intenso trabajo visual son, así como la visión turbia, síntomas propios de la fatiga visual.

La fatiga visual es una molestia común hoy día. Diariamente recibimos un sinnúmero de estímulos que fuerzan a los ojos, o a efectuar enfoques continuados, o a realizar continuos cambios de enfoque cerca-lejos.

Para enfocar los objetos que se hallan a corta distancia, los ojos hacen un esmero conocido como “reflejo acomodativo”. Este reflejo acomodativo es posible merced a los cambios de forma del cristalino.

Esta lente, ubicada dentro del ojo, se abomba y se estira en dependencia de la distancia de mirada; dejando enfocar en el plano de cerca y lejos respectivamente.

Así, para efectuar una actividad en la que es precisa la vista próxima, el músculo ciliar, que tiene forma circular y está adherido al cristalino por medio de tendones suspensorios, se contrae, dejando que el cristalino adopte una forma más esférica (se abombe).

Índice

Muy interesante:
PIO: Presión intraocular

¿Qué causa la fatiga visual?

Cuando efectuamos un esmero acomodativo continuado, así sea por pasar bastante tiempo empleando la visión próxima (leyendo, cosiendo o bien mirando el computador, por servirnos de un ejemplo), o bien por efectuar usuales cambios de enfoque cerca-lejos (al conducir, por servirnos de un ejemplo la mirada pasa de forma continua del salpicadero a la carretera), nuestros ojos se resienten y comienzan a acusar molestias: aparece la fatiga visual.

Este trastorno asimismo se manifiesta tras hacer una actividad con una luz inapropiada, así sea mucha o bien poca, puesto que los dos extremos fuerzan al ojo a hacer un mayor esmero acomodativo.

¿Cuáles son los síntomas de la fatiga visual?

En dependencia de la morfología ocular, como de los hábitos visuales de cada uno de ellos, cada persona acusará la fatiga visual de una forma o bien otra. Los síntomas más usuales de fatiga visual son:

  • Molestias oculares como escozor, picor, sensación de arenilla o bien quemazón, sequedad y lagrimeo.
  • Cefaleas localizados en la frente o bien en la zona de los ojos y que irradian cara atrás.
  • Hinchazón leve y enrojecimiento de ojos y/o párpados.
  • Contrariedades para enfocar y visión turbia.
  • Sensación de congestión o bien dolor en el puente nasal o bien en las cuencas de los ojos.

¿De qué manera se previene la fatiga ocular?

Para eludir que la fatiga visual se manifieste, es conveniente:

Cerciorarse de que se tiene una luz conveniente para llevar a cada actividad. Leer un libro con poca luz, tener la pantalla del computador con el brillo y el contraste mal ajustados, o bien no llevar lentes de sol cuando se efectúa un deporte al aire libre, acelera la aparición de la fatiga visual.

Revisar que la pantalla del PC, de la Tablet o bien del móvil no tiene reflejos. Las luces que se reflejan en las pantallas demandan un sobreesfuerzo a los ojos.

Cuando los ojos comienzan a manifestar cansancio, pues lloran o bien precisan una mayor frecuencia de parpadeo, es conveniente detener la actividad un tiempo y hacer otra más relajante que implique solo la visión de lejos (mirar el horizonte). Cerrar los ojos dos minutos asimismo ayuda a aliviarlos.

Muy interesante:
Ptosis palpebral: Tipos

¿De qué manera se trata la fatiga visual?

Lo más eficiente para finalizar con las molestias derivadas de este inconveniente ocular es dar reposo a los ojos. Separarlos por un tiempo de la labor que ha provocado la fatiga visual es esencial para lograrlo. A fin de que la restauración sea más veloz, asimismo es recomendable:

Aplicarles frío, va a ayudar a bajar la hinchazón y dará alivio inmediato. Puedes hacerlo poniendo máscaras de frío y paños húmedos a lo largo de unos diez-veinte minutos.

Masajearlos con una crema hidratante haciendo suaves círculos por el contorno de ojos con los párpados cerrados. Efectuar suaves presiones en las cejas, las sienes y los pómulos asimismo resulta muy relajante.

fatiga ocular
La fatiga visual se puede mejorar con gafas.

Separarlos de la luz continuando en una habitación obscura con los ojos cerrados o bien ocultándolos en el hueco de las manos. Es esencial rememorar que, tras este rato de obscuridad, los ojos deben tomar contacto con la luz de forma paulatina, para no deslumbrarse.

Todo sobre la fatiga visual digital

El número de horas que pasamos mirando una pantalla ha aumentado exponencialmente en los últimos tiempos. Conforme con una investigación llevada a cabo por el Instituto Oficial de Ópticos Optometristas de Cataluña (COOOC), la mayor parte de las personas superan sobradamente el tiempo máximo diario recomendado de permanencia en frente de una pantalla (tres horas):

  • Los menores de treinta años pasan diez horas y media.
  • De treinta y uno a cuarenta y cinco años, nueve con tres horas.
  • De cuarenta y seis a sesenta años, ocho con tres horas.
  • Desde sesenta años, tres,8 horas.

Este exceso de tiempo en frente de una pantalla favorece un género de fatiga visual famosa como Síndrome Visual Informático (SVI), que está ocasionado por:

Enfoque continuado que somete al cristalino y al músculo ciliar a un sobreesfuerzo.

La concentración que demandan las pantallas fuerza a los ojos a estar muy abiertos, lo que hace que se pase de dieciocho a tres parpadeos por minuto más o menos. Esto acrecienta el peligro de sufrir ojo seco.

Muy interesante:
Músculo oblicuo superior: Parálisis

Exceso de exposición a la luz azul-violeta o bien luz de alta frecuencia que, aparte de agobio visual, genera daños en la retina en un largo plazo, en tanto que acelera la muerte de las células de la mancha.

Para prevenir el SVI es conveniente continuar la regla del veinte, veinte, 20: Separar la mirada de la pantalla a lo largo de veinte segundos cada veinte minutos enfocando a una distancia de veinte pies (seis metros). Además de esto, los especialistas de la visión recomiendan adoptar una postura adecuada frente al PC, que la parte superior de la pantalla no esté más alta que los ojos (para eludir tenerlos muy abiertos), parpadear habitualmente y emplear gotas artificiales en el caso de sequedad excesiva.

¿Es exactamente lo mismo fatiga visual que vista fatigada?

Si bien la fatiga visual y la vista fatigada o bien presbicia pueden tener síntomas similares, sus causas son diferentes.

La fatiga visual está producida por un sobreesfuerzo puntual efectuado a lo largo de horas y/o a lo largo de ciertos días que “fatiga” los músculos ciliares y complica, durante un momento, los cambios de forma del cristalino que dejan el enfoque de cerca.

No obstante, la vista agotada es un fallo refractivo o bien defecto visual consecuencia lógica del paso de los años, producida por el hecho de que el cristalino ha perdido la su elasticidad y, como consecuencia, su capacidad de mudar de forma.

Es esencial rememorar que cuando la vista fatigada se manifiesta, desde los cuarenta-cuarenta y cinco años, los capítulos de fatiga visual se vuelven más usuales.

La fatigua visual se puede solventar

La fatiga visual es, en consecuencia, un cansancio puntual de los ojos, que provoca molestias visuales (picor, escozor de ojos, visión borrosa…) y que se solventa dando reposo a los ojos, apartándolos de la actividad que los sobrecarga. Hoy día, la fatiga visual más frecuente es aquella que está relacionada con las pantallas, asimismo famosa como Síndrome Visual Informático o bien SVI.