Erosión epitelial punteada: Tratamiento

Erosión epitelial punteada

La erosión epitelial punteada es un defecto epitelial, ligeramente deprimido, que se tiñe con fluoresceina. Es inespecífica y se puede producir por una amplia variedad de queratopatías.

La localización de la erosión epitelial punteada sirve con frecuencia como clave para saber la etiología, por ejemplo:

a) Superior. Enfermedad vernal, queratoconjuntivitis límbica superior, párpados laxos y lentes de contacto mal adaptadas.

b) Interpalpebral. Ojos secos, disminución de la sensibilidad corneal y exposición a la luz ultravioleta.

c) Inferior. Enfermedad del borde palpebral inferior, exposición corneal, rosácea, toxicidad por colirio y autoinducida.

¿Cómo es la erosión epitelial?

La erosión epitelial corneal recidivante se produce por un anclaje anormalmente débil de las células basales del epitelio corneal en su membrana basal.

Traumatismos banales, como la interacción entre los párpados y la córnea durante el sueño, pueden bastar para hacer que se desprenda el epitelio.

La erosión epitelial puede asociarse a antecedentes de traumatismos o raramente cirugía corneal, y con ciertas distrofias corneales.

Los intervalos entre episodios son muy variables, incluso en el mismo paciente, pero pueden ser muy seguidos durante períodos cortos.

Síntomas:

Dolor intenso, fotofobia, enrojecimiento, blefaroespasmo y lagrimeo, que típicamente despiertan al paciente por la noche o aparecen al despertarse por la mañana.

Suele haber un antecedente de abrasión corneal (aunque no siempre), a veces hace años, que puede parecer insignificante en comparación con los síntomas recurrentes.

Signos:

Erosión epitelial que a menudo no está presente cuando se examina al paciente, ya que puede curarse rápidamente (en pocas horas), pero la extensión de epitelio suelto puede resaltarse por áreas de acumulación de fluoresceína y de rotura rápida de la película lagrimal.

Muy interesante:
Glaucoma Pseudoexfoliativo

No debe haber infiltrados, aunque a veces las áreas de epitelio grisáceo desprendido y enrollado pueden confundirse con ellos.

Una vez que la erosión epitelial ha sanado pueden no quedar lesiones, aunque a menudo se observan signos de alteraciones de la membrana basal epitelial, como microquistes, y opacidades puntiformes, lineales o en huella dactilar, que serán típicamente bilaterales en casos de distrofia estromal y unilaterales si la causa fue traumática.

Tratamiento de la erosión epitelial:

  • Síntomas agudos:

Pomada de antibiótico cuatro veces al día y ciclopentolato al 1% dos veces al día.

No deben colocarse parches compresivos porque pueden dificultar la curación y no alivian las molestias.

En casos graves de la erosión epitelial, una lentilla protectora atenuará el dolor, pero no acelerará la curación; deberán usarse colirios antibióticos en vez de pomadas.

El desbridamiento de las áreas de epitelio elevadas o enrolladas con una esponja de celulosa o un bastoncillo de algodón estéril puede mejorar las molestias y permitir la curación a partir de los bordes del defecto; a menudo se observarán irregularidades en la membrana basal del área afectada.

El diclofenaco tópico al 0,1% reduce el dolor.

Los anestésicos tópicos eliminan espectacularmente el dolor, pero no deben prescribirse al paciente.

El colirio de cloruro sódico hipertónico al 5% cuatro veces al día y la pomada al acostarse pueden mejorar la adhesión epitelial.

Tras la resolución, algunos autores aconsejan utilizar un lubricante tópico profiláctico como gel de carbómero tres o cuatro veces al día durante varios meses.

Síntomas recurrentes:

Puede ser suficiente el uso a largo plazo de un gel o pomada lubricante o de pomada salina hipertónica al acostarse.

Muy interesante:
Queratitis: Tipos y tratamiento

Desbridamiento simple del epitelio en las áreas afectadas, que puede ir seguido de alisamiento de la membrana de Bowman con una fresa de diamante o láser de excímeros.

Lentillas protectoras en uso prolongado para evitar el rozamiento en la erosión epitelial.

Punción estromal anterior en áreas localizadas por fuera del eje visual, sin necesidad de eliminar el epitelio.