Epífora o lagrimeo

Epífora o lagrimeo

La epífora es la salida de lágrimas sobre la piel de los párpados debida a una insuficiencia del drenaje lagrimal.  Puede ser debida a una insuficiencia de la bomba lagrimal o a una obstrucción mecánica de las vías de drenaje.

Se produce por desequilibrio entre las producción y el drenaje de las lágrimas.

Se provoca un “exceso de producción” por estimulación directa o refleja de las glándulas como consecuencia de cuerpos extraños, traumatismos, gases irritantes, frío intenso, deslumbramientos, excitación psíquica (llanto) y como parte de la triada defensiva (fotofobia, blefaroespasmo y epífora) en inflamaciones del polo anterior.

En otros casos, la formación de lágrimas es normal pero se produce epífora como consecuencia de una evacuación lagrimal deficiente por obstrucción de las vías lagrimales.

Epífora o lagrimeo en niños:

Un tercio (30%) de los niños recién nacidos tienen obstruida la vía lagrimal al persistir la membrana de Hasner (resto embrionario que usualmente desaparece al nacer) en el punto en el que dicho conducto desemboca en la nariz.

Se observan epífora y secreciones amarillentas en la conjuntiva y en los bordes palpebrales. La comprensión sobre el saco lagrimal provocan el vaciado del líquido mucopurulento acumulado en el conducto.

Se trata con antibióticos así como masajes sobre el punto, canalículo y saco lagrimal. Si la obstrucción perdura, se realiza un sondaje.

La obstrucción se resuelve en la mayoría de los casos si el sondaje se realiza antes de los seis meses. Si se espera mas tiempo, los resultados son cada vez peores.

Muy interesante:
Test de Amsler: Prueba optométrica

Después de los dos años de edad es muy difícil tener éxito. No existe acuerdo sobre el tiempo ideal para llevar a cabo este sondaje. Algunos oftalmólogos aconsejan esperar, pues muchos casos se resuelven de forma espontánea con el paso del tiempo, mientras que otros prefieren actuar en los primeros meses, cuando los resultados son mejores.

Epífora o lagrimeo en los adultos:

Las obstrucciones adquiridas de las vías lagrimales son frecuentes y están favorecidas por la falta de higiene.

Afectan más a mujeres pues suelen tener el conducto lagrimonasal mas largo y más estrecho, tienen mas descamación epitelial con los cambios hormonales, y asimismo, emplean mas veces cosméticos.

La obstrucción ocurre como causa del envejecimiento, accidentes, quemaduras, causticaciones e infecciones.

Se emplea la dacriocistografía para valorar las obstrucciones anatómicas de las vías lagrimales, y la gammagrafía para las obstrucciones funcionales.

  • Os dejo un vídeo sobre el tratamiento de la epífora en adultos: