Conjuntivitis bacteriana: Tipos

conjuntivitis bacteriana tipos

Conjuntivitis bacteriana se caracterizada por irritación y enrojecimiento de los ojos, descarga mucopurulenta y párpados adheridos entre sí por la mañana.

Conjuntivitis bacteriana: Tipos

  • Catarral: Las formas agudas suelen estar provocadas por el St. Pneumoniae o H. Influenzae. Suelen tener secreción mucopurulenta y gran hiperemia.

En las subagudas la secreción es más serosa y tienen un carácter epidémico. Las crónicas cursan con sintomatología subjetiva más intensa (sensación de cuerpo extraño o escozor) y la hiperemia y secreción son pobres. Suelen acompañar a la blefaritis. Sospechar si son de repetición de lentes de contacto, obstrucción lagrimal….

  • Conjuntivitis bacteriana purulenta: Secreción espesa, papilas en tarso superior y edema palpebral intenso. Si la secreción es amarilla sospecharemos de un “coco” y si es verdosa de una P. aeruginosa.
  • Pseudomembranosa por C. diphteriae o H. influenzae.

El pronóstico es generalmente bueno, lográndose la curación total.

Conjuntivitis bacteriana: Tratamiento

– Sulfamidas o antibióticos locales: Neomicina, gentamicina, sulfas, gramicidina, polimixina B, tetraciclinas… Cada 2-3 horas y aumentando el intervalo progresivamente.

– Es importante dar baños oculares.

– Colirios de antiinflamatoris no esteroideos: Diclofenac sódico.

– Vasoconstrictores: Fenilafrina, nafazolina, etc…

No la debemos confundir con otras, ya que la conjuntivitis bacteriana debe de ser tratada en el menor tiempo posible, con los medicamento adecuados.

Conjuntivitis bacteriana en niños:

En general, es una enfermedad autolimitada, es decir de resolución espontanea. A menudo, tratamos a nuestros pacientes de conjuntivitis bacteriana para ayudarles a minimizar sus síntomas, a prevenir el riesgo de comprometer o infectar la cornea y para disminuir la duración y potencial propagación de esta enfermedad muy contagiosa.

Muy interesante:
Pupila de Marcus Gunn

Pero, sabemos que podría ser concomitante con enfermedades más graves como la encefalitis o incluso la celulitis.

La conjuntivitis bacteriana esta muy enraizada en la infancia.

Los primeros patógenos bacterianos involucrados en la conjuntivitis incluyen el Haemophilus influenza y el Streptococcus pneumoniae. Curiosamente estas dos bacterias también son los primeros patógenos encontrados en niños con celulitis.

¿Significa esto que debemos derivar el niño al pediatra? Habría que tratarle con antibiótico de amplio espectro y luego descartar una afectación sistémica.

¿Cómo descartar una afectación sistémica?:
– Tomar la temperatura del paciente para descartar la presencia de fiebre.
– Preguntar si ha padecido dolor de oído o infección de oído recientemente.
– Preguntar si ha estado enfermo recientemente.
– Comprobar si hay un brillo rojo alrededor de los ojos, ya que es la causa de una celulitis preseptal temprana (Es un proceso inflamatorio que envuelve a los tejidos por delante del septum orbitario).

Así que si nos encontramos en la consulta un niño con un brillo rojo alrededor de los ojos, dolor o infección de oído fiebre y/o malestar en general le podemos mandar al pediatra para comenzar una terapia con antibióticos sistémicos. Es muy importante diferenciar con la conjuntivitis bacteriana.