Cirugía de cataratas: Láser

Cirugía de cataratas

La cirugía de cataratas con láser durante las dos últimas décadas, fue poco más que una leyenda. Hoy día, han aparecido nuevos láseres realmente efectivos, que prometen un nuevo nivel de precisión y seguridad en estas intervenciones.

Pronto se cumplirá medio siglo desde que empezó a usarse la fotocoagulación para tratar enfermedades del fondo de ojo.

En esa primera modalidad, el láser crea “soldaduras” puntiformes para fijar o eliminar el tejido enfermo.

Más adelante aparece un láser como el de Nd:YAG, que actúa como microbisturí dentro del ojo por fotodisrupción: crea una burbuja expansiva de plasma capaz de perforar o cortar el tejido.

Siendo la cirugía de cataratas la más frecuente en oftalmología, no sorprende que los ensayos del láser en este campo se remonten a casi un cuarto de siglo.

Y aunque tales tentativas no llegasen a cuajar, sí lograron extender una leyenda de “cirugía de cataratas con láser”.

La cotidiana pregunta: “Doctor, ¿me operará con láser?” nos planteaba el dilema entre intentar una farragosa explicación de por qué el láser no era eficaz para las cataratas -ante la mirada incrédula del paciente que “sabía” que así habían operado a algún conocido- o simplemente responder afirmativamente (aun abonando más la leyenda) y seguir adelante con nuestra técnica habitual.

Cirugía de cataratas: Ultrasonidos

Pese a su elevada sofisticación técnica, actualmente la cirugía de cataratas sigue un concepto bastante simple: retirar el contenido del cristalino e implantar en su lugar una lente intraocular (LIO).

Ahora bien, la catarata no es una “membrana” en la pupila (como se pensaba antiguamente) sino el propio cristalino opacificado, masa celular de notable grosor y bastante consistente.

Para extraerla a través de una cánula fina, primero hay que fragmentarla hasta que pueda ser aspirada.

Muy interesante:
Operación de ojos es cada vez menos usada

Haciendo vibrar al cristalino opaco a la velocidad ultrasónica, la propia cánula rompe el material al tiempo que lo aspira.

Los primeros láseres intentaron imitar esta acción o bien desintegrar directamente toda la catarata, pero su eficiencia fue siempre inferior a la de los ultrasonidos.

Cirugía de cataratas: Complementario

En los últimos años se han desarrollado láseres de femtosegundos, término que hace referencia a su escala de tiempo de acción, increíblemente breve -la fracción de un segundo dividido por una cifra con 15 ceros.

Crean pequeñas burbujas de forma similar a los de tipo Nd:YAG, pero a una escala muy inferior -de pocas micras-, lo que permite hacer cortes o planos de disección extremadamente precisos.

Se han empleado primero en cirugía corneal y más recientemente han alcanzado el nivel del cristalino.

Esto ha reabierto el campo de la cirugía de cataratas con láser, esta vez con visos de éxito quizá debido a que, al menos por ahora, no pretende remplazar a la tecnología existente sino complementarla y mejorar su eficacia y seguridad.

La cirugía de cataratas asistida con láser de femtosegundos es hoy día una realidad que se aplica a tres fases de la intervención: la creación de las vías de entrada a través de la córnea, la abertura circular de la cápsula del cristalino o capsulorrexis, y la división de contenido del mismo en una serie de fragmentos que facilitan la ulterior labor de los ultrasonidos.

Si bien éstos no se eliminan por completo –por ahora-, la cantidad de energía necesaria se reduce y por tanto el traumatismo quirúrgico.

La precisión y repetibilidad de estas maniobras es mayor que la que pueda conseguirse en las manos de los mejores cirujanos.

Todo ello se realiza de forma indolora y en menos de un minuto de aplicación del láser.

Y aunque estas ventajas conllevan un mayor coste, ya se ha demostrado un incremento en la precisión de los resultados de la cirugía de cataratas.

Cataratas: Nueva tecnología

Estas mejoras son por ahora modestas pero resultan cada vez más relevantes, sobre todo con el uso de LIO de mayores prestaciones como las multifocales, las cuales exigen un grado de precisión quirúrgica superior.

Muy interesante:
Paquimetría corneal: Espesor

Nos encontramos, por otro lado, solamente en los inicios de una nueva tecnología que sin duda progresará aportando ventajas cada vez mayores en lo que podría ser, ahora sí, la próxima revolución en la cirugía de cataratas.

Preparación para la cirugía de cataratas:

Las cataratas, antes de realizar cirugía, el oculista u oftalmólogo llevará a cabo un amplio examen de la vista para comprobar la salud general de los ojos y evaluar si existen posibilidades de sufrir alguna complicación.

Cirugía de cataratas con láser:

La facoemulsificación consiste en la inserción de una pequeña punta ahuecada, que utiliza ultrasonidos y estas vibraciones rompen el cristalino opaco (cataratas). La misma punta se utiliza para succionar.

Después, una lente intraocular artificial se implanta en el mismo lugar.

La refracción también se puede realizar para determinar con precisión la cantidad de miopía, hipermetropía y / o astigmatismo que necesita el paciente para intentar corregirla con la lente nueva intraocular.

Estas medidas son esenciales para ayudar a su cirujano a seleccionar la potencia adecuada de la LIO y así conseguir la mejor visión posible sin gafas.

Hoy en día hay muchos tipos de lentes para elegir en la operación de cataratas. Se pueden corregir todos los errores refractivos.

En la actualidad hay lentes capaces de corregir la vista cansada o presbicia. Están diseñadas para proporcionar un mayor rango de visión.

Consejos para preparar la cirugía de cataratas

Tenga en cuenta que no todo el mundo es un buen candidato para la lentes intraoculares premium, y la elección de uno de estos implantes avanzados aumentará el precio de la operación.

Antes de la cirugía, además de discutir los diferentes tipos de lentes intraoculares, se le informará sobre qué esperar antes, durante y después de la cirugía de cataratas.

Muy interesante:
Z LASIK: Última técnica de láser

Esta información, que se pueden presentar oralmente, por escrito, a través de una presentación de vídeo o por una combinación de las tres, tiene la intención de ayudarle a tomar una decisión informada sobre si se debe proceder con la cirugía.

Si tiene alguna pregunta o inquietud acerca de la cirugía de cataratas, asegúrese de hablar con su oftalmólogo y cirujano antes de firmar la autorización para su realización.

También, hable con su médico sobre todos los medicamentos que está tomando, incluyendo los sin receta como los suplementos nutricionales. Algunos medicamentos y suplementos pueden aumentar el riesgo de complicaciones.

La cirugía de cataratas puede reducir las fracturas de cadera

Cirugía de cataratas con lentes intraoculares.

En un gran estudio retrospectivo se evaluó la incidencia de fracturas de cadera entre las personas diagnosticadas con cataratas.

El estudio se realizó en EEUU, Mediacare. Con personas de 65 años y con cataratas diagnosticada entre los años 2002 a 2009

Compararon las probabilidades de rotura de cadera entre las personas operadas y las que no, llegando a la conclusión de que la cirugía de cataratas tenía un 16 por ciento menos de probabilidades de romperse la cadera.

Comparando con otras edades, llegaron a la conclusión de que los pacientes ancianos mayores de 80 años la probabilidad era aún mayor, llegando hasta el 28 por ciento.

Por eso es de vital importancia, ayudar a los ancianos a superar el miedo a una operación tan sencilla como las cataratas, y no solo por que vayan a ver mucho mejor, sino por que tendrán menos probabilidades de sufrir un accidente tras someterse a cirugía de cataratas.