Anillo de Kayser-Fleischer

Anillo de Kayser-Fleischer

El Anillo de Kayser-Fleischer se caracteriza por su coloración café verdosa en el margen externo de la córnea (aunque en otras ocasiones puede ser verde, amarillo, azul, o mezcla de estos colores).

Su presencia sirve para diagnosticar la enfermedad de Wilson, ya que está presente en prácticamente todos los casos con manifestaciones neurológicas y entre 70-90% de los casos hepáticos.

Anillo de Kayser-Fleischer. Enfermedad de Wilson

La enfermedad de Wilson es una afección genética muy rara, que se transmite en herencia recesiva. En esta enfermedad el cuerpo toma y acumula demasiado cobre, que posteriormente se deposita en el hígado, cerebro, riñones y en los ojos en forma de anillo.

Estos depósitos pueden ocasionar daños en los tejidos, con muerte celular y cicatrización, lo cual hace que los órganos afectados dejen de funcionar adecuadamente.

Entre los síntomas y signos más típicos están agrandamiento del abdomen, temblores en brazos y manos, dificultades con el lenguaje, confusión e incluso demencia.

Anillo de kayser-fleischer: Diagnostico diferencial

En los ojos se deposita en la membrana de Descemet de la córnea.

Un signo de anillo de kayser fleischer es que se puede ver a simple vista pero el examen con lámpara de hendidura es necesario para confirmar su presencia en casos dudosos. Es importante señalar que existen otros cuadros que pueden provocar un anillo similar, como la cirrosis biliar primaria o la hepatitis crónica activa, pues en esas afecciones también se forman pequeños depósitos de cobre en la membrana de Descemet.

Muy interesante:
Distrofia Macular De stargardt

Típicamente comienza su aparición en los polos superior e inferior del limbo corneal y se disemina posteriormente hacia el centro. La densidad del anillo se correlaciona con la duración de los síntomas, y su desaparición refleja en general una buena respuesta terapéutica a los fármacos o al transplante hepático. El anillo desaparece en forma inversa a como se formó, es decir, desaparece primero centralmente y finalmente lo hacen los polos superior e inferior

Otros signos oculares menos frecuentes de la enfermedad de Wilson, pueden ser: cataratas, alteraciones de motilidad ocular, ceguera nocturna y en casos aislados se ha descrito palidez del disco óptico y xeroftalmia (sequedad persistente de la conjuntiva y opacidad de la córnea).

Deja un comentario